featured reseñas siff 2018

SIFF 2018: Reseña – Eighth Grade

La difícil e incómoda etapa adolescente ha sido llevada a la pantalla grande en múltiples ocasiones a través de las llamadas historias de coming of age, aunque por lo general, éstas suelen enfocarse en los años de preparatoria y el inevitable salto de la pubertad a la vida adulta. Eighth Grade, el debut cinematográfico como director del youtuber Bo Burnham, decide irse un poco más atrás para retratar el último año de secundaria (el octavo grado en los Estados Unidos, equivalente al tercer grado de secundaria en México) de una solitaria y tímida jovencita.

Kayla, interpretada magistralmente por Elsie Fisher (la voz de Agnes en la franquicia animada Despicable Me), es una adolescente cuya personalidad en redes sociales es totalmente opuesta al carácter inseguro y reservado que proyecta en la vida real. A través de su canal de videos en Youtube, la chica busca convertirse en una “influencer” al crear contenido enfocado a una audiencia juvenil que, al igual que ella, se encuentra navegando por la difícil transición de la secundaria a la preparatoria. En estos incómodos videos vemos a la protagonista esforzándose demasiado por ser alguien que no es, y proyectando una falta de autenticidad que la lleva a tener pocos seguidores.

En la escuela, Kayla es todo lo contrario a la persona virtual que ha creado. Sus compañeros de clase le han otorgado el premio a la persona más callada de la generación, y su falta de confianza y timidez la han convertido en una persona solitaria que sueña con acabar el octavo grado lo más pronto posible. Sin embargo, Kayla deberá enfrentarse a una dura realidad: la secundaria es apenas un preámbulo a los obstáculos que deberá enfrentar una vez que ingrese a la preparatoria.

Para todos aquellos que nos consideramos introvertidos y que soñábamos con formar parte del grupito de los chavos populares de la escuela, Eighth Grade va a traerles demasiados recuerdos que los harán compaginar con la historia escrita también por el mismo Bo Burnham. En lo personal, no iba preparado para conectar con la película, ya que la experiencia y el sistema educativo en México es muy distinto al de los Estados Unidos. Sin embargo, terminé llevándome una grata sorpresa, ya que el joven director ofrece una historia que toca temas tan universales que cualquiera que ya pasó (o está en proceso de pasar) por la adolescencia de inmediato se verá reflejado en los conflictos y las aventuras de Kayla.

Asimismo, la experiencia personal de Burnham con la plataforma Youtube, la cual se convirtió en la herramienta que lo catapultó a la fama como un comediante profesional, imprime un toque moderno que explora la relación de las nuevas generaciones con la tecnología que les rodea. Si de por si el encontrar nuestra propia identidad durante la adolescencia es un proceso muy difícil, imagínense tener que lidiar no sólo con eso, sino también con la imagen que uno debe proyectar a través de las distintas redes sociales. El mundo virtual brinda ventajas a aquellos que batallan para socializar en persona, pero también abre la puerta al engaño, ya que cualquiera puede fingir ser alguien diferente con mucha facilidad. Es interesante también observar cómo las nuevas generaciones han perdido ese sentido de privacidad que solía existir en los tiempos previos a Facebook, Instagram o Twitter. Antes, nadie sabía cómo nos veíamos al despertar, o que era lo que comíamos de desayuno. Hoy en día, pareciera más una competencia por comprobar quien es más cool, llevando a algunos a distorsionar su propia realidad.

Eighth Grade, y en particular la actuación de Elsie Fisher, habían causado revuelo después de su estreno en el Festival de Cine de Sundance en enero pasado, y la verdad es que las reacciones iniciales no están equivocadas. Fisher figurará dentro de las grandes revelaciones de este 2018 al interpretar con demasiada naturalidad a una jovencita que busca adaptarse a una nueva etapa de su vida. Atrás quedaron los días de estar obsesionada con Justin Bieber y Bob Esponja. Ahora, lo importante en la vida de Kayla es conseguir un novio y ampliar su círculo de amistades. Josh Hamilton, quien da vida al padre de la protagonista aporta tanto a los momentos cómicos del filme, como a la parte emotiva que acabó llegándonos directo al corazón, y nos conmovió hasta las lágrimas.

Eighth Grade fue una de nuestras películas favoritas del Festival Internacional de Cine en Seattle 2018 (SIFF 2018), y la ganadora absoluta del Premio de la Audiencia de dicho festival, así como el galardón a Mejor Actriz. Es un honesto, cómico y conmovedor retrato sobre esas experiencias incómodas que todos hemos vivido en nuestra juventud, acompañado por una magnífica actuación protagónica de Elsie Fisher, uno de los descubrimientos de este año. Un increíble debut para Bo Burnham, quien logra plasmar sus propias vivencias de adolescencia en una historia tan universal con la cuál es fácil de identificarse.

Calificación: ****

Título original: Eight Grade

Año: 2018

País: Estados Unidos

Dirige: Bo Burnham

Con: Elsie Fisher, Josh Hamilton, Emily Robinson y Jake Ryan

0 comments on “SIFF 2018: Reseña – Eighth Grade

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: