Cine Con Spoilers: The Killing of a Sacred Deer (El Sacrificio del Ciervo Sagrado)

“Do you understand? It’s metaphorical” – Martin (Barry Keoghan), en The Killing of a Sacred Deer

En esta segunda entrega de Cine Con Spoilers hablaremos a detalle sobre el sexto y más reciente largometraje de Yorgos Lanthimos titulado The Killing of a Sacred Deer (El Sacrificio del Ciervo Sagrado).

El realizador griego saltó a la fama internacional en el 2009 con la cinta Dogtooth, un oscuro y perturbador relato sobre la dinámica de una familia, la cuál consiguió una sorpresiva nominación a Mejor Película de Lengua Extranjera en los premios Oscar. A ésta le siguieron Alps, y más recientemente The Lobster, con Colin Farrell y Rachel Weisz, su mayor éxito de taquilla en los Estados Unidos (poco más de 9 millones de dólares).

Para quienes experimentaron el cine de Lanthimos por vez primera con The Killing of a Sacred Deer, ya habrán notado el peculiar estilo del director: diálogos recitados con monotonía y carencia de emociones, actuaciones robóticas, situaciones sexuales incómodas, y escenarios estériles que parecieran salidos de un universo extraño y paralelo.

Si están en busca de una explicación o de respuestas sobre la película, han llegado al lugar correcto. Si no quieren arruinarse esta perturbadora experiencia cinematográfica antes de verla, les recomendamos leer primero nuestra reseña sin spoilers.

The Killing of a Sacred Deer cuenta la historia de Steven (Colin Farrell), un reconocido cardiólogo que mantiene una inusual amistad con un chico de 16 años llamado Martin. Steven se ha convertido en una figura paterna para el jovencito gracias a los consejos que le brinda, así como también a los lujosos regalos con los que le rodea. Poco a poco vamos descubriendo el lazo que une a ambos personajes: el padre de Martin falleció dos años atrás en un procedimiento quirúrgico a cargo del protagonista. Todo apunta a que la causa de la muerte se debió a una negligencia por parte de Steven, quien realizó la operación bajo la influencia del alcohol. Aunque éste nunca aceptó la responsabilidad de su acto, el médico ha cargado con la culpa y esto explica su extraño acercamiento hacia el chico huérfano.

Dispuesto a hacer justicia por la muerte de su padre, Martin desatará su furia sobre la esposa, la hija y el hijo del médico, quienes comenzarán a experimentar una rara enfermedad que los lleva de la parálisis de las extremidades inferiores a la falta de apetito, para después pasar al sangrado de los ojos y posteriormente a la muerte. Es entonces cuando Steven deberá “sacrificar” a uno de los miembros de su familia para poner un fin a esta pesadilla, desatada por su error profesional que tanto ha tratado de mantener en secreto.

Después de haber visto la cinta en tres ocasiones, estas son algunas de nuestras interpretaciones y teorías. Definitivamente, ésta es la película más simbólica y metafórica de Lanthimos, por lo que les reiteramos que éste no es un listado exhaustivo (ni oficial), así que si tienen otras teorías o reflexiones, compártanlas en la sección de comentarios:

El mito de Ifigenia y el ciervo sagrado

El título de la película hace referencia a un pasaje de la mitología griega. Se dice que Ifigenia, la hija del rey Agamenón, fue dada en sacrificio a la diosa Artemisa luego de que su padre cazara uno de sus venados sagrados. Sin duda alguna, este es el punto de partida e inspiración para la historia que Lanthimos desarrolla en la cinta: Steve (Agamenón) mató al padre de Martin (el ciervo sagrado), y es por ello que Martin (Artemisa) pide al protagonista sacrificar a uno de sus seres queridos (Ifigenia) con tal de estar a mano y saldar cuentas.

Justicia divina

Steven cree ser Dios en la Tierra. Como médico, éste tiene el poder de salvar la vida de sus pacientes, pero también de quitarla. Durante la película observamos su personalidad frívola y arrogante. Se cree un hombre de ciencia, un sabelotodo capaz de jugar a Dios, pero que ante la primera prueba de fe se doblega por completo, mostrándonos las debilidades y defectos del protagonista.

Martin podría representar el sentimiento de culpa que le persigue por todos lados. Incluso hay algunas escenas en las que el mismo personaje de Colin Farrell se imagina que el jovencito lo está siguiendo en el hospital o en el estacionamiento. Nunca sabemos si son reales o meras alucinaciones, pero por momentos pareciera que éste es producto de su imaginación. Su cargo de conciencia es tan grande que explica el constante acoso del jovencito, quien no lo deja en paz.

Asimismo, Martin podría representar a un ser divino o superior que viene en busca de justicia, o bien, para desenmascarar al Dios falso. Incluso la breve secuencia que vemos de Groundhog Day, la supuesta película favorita de Martin, donde se escucha la frase “You’re not a God” (Tu no eres un Dios) deja en claro cuales son las intenciones del jovencito: que Steven reconozca sus errores, y que se de cuenta que es un humano como cualquier otra persona en este planeta.

Es por ello que la extraña enfermedad que padece el hijo de Steven no tiene explicación alguna, ni cura. Ningún médico es capaz de entender lo que sucede. Ni la ciencia ni la tecnología pueden descifrar los enigmáticos planes divinos.

Al final, tanto el personaje de Nicole Kidman como el de la hija parecieran estar en paz con la figura divina en la cinta. Hay una escena en la que Kidman besa los pies de Martin, lo cual simboliza adoración o sumisión, como si éste fuera un Dios. Solamente es el personaje principal quien continúa enojado con las pruebas divinas que se le ponen enfrente, pese a que éstas han sido el resultado de sus malas decisiones y sus mentiras.

La extraña enfermedad

¿Por qué si Martin amenazó a Steven, diciéndole que toda su familia iba a enfermar, solamente el hijo pequeño fue el que único que experimentó todos los síntomas? Tenemos varias teorías: la primera, como ya lo mencionamos anteriormente, es que tanto la madre e hija piden el perdón divino a cambio de mantener su salud.

La segunda teoría es que Martin mintió, y solamente sabía que el hijo era el que padecía la enfermedad (¿cómo lo sabía? se la pasaba merodeando el hospital con frecuencia). Con la ayuda de Kim (la hija), de quien está profundamente enamorado, arma un plan para hacer creer que ésta también está enferma. Vemos la escena en la que Kim se levanta de su cama y camina hacia la ventana del hospital, lo que nos hace creer que ésta fingía la enfermedad bajo las órdenes (y el control mental) de Martin. Kim intenta hacer lo mismo con su madre. Sabiendo el pesar de ésta al ver a sus dos hijos enfermos y descubrir las mentiras de su marido, en repetidas ocasiones le cuestiona: ¿no te sientes cansada?, ¿no estás paralizada?, como si ésta tratara de quebrarla o manipularla psicológicamente.

La tercera y última teoría es que la parálisis se manifestó en cada uno de ellos de forma distinta: en el pequeño Bob fue física, en Kim fue psicológica, y en Anna (Kidman) fue emocional. Anna descubre todas las mentiras de su esposo, tiene las pruebas suficientes para ir a las autoridades o hacer algo al respecto, pero está completamente paralizada, bajo la influencia de la anestesia general.

La crítica social

La película también nos da mucho que escarbar sobre la alta sociedad, y el precio que estos están dispuestos a pagar con tal de seguir con sus vidas llenas de frivolidad y materialismo. Observamos el constante desapego y falta de humanidad de los personajes, desde Colin Farrell hablando de relojes caros al salir de una operación a corazón abierto o pensando en puré de papa mientras sus hijos se encuentran al borde de la muerte, hasta Kim pidiéndole el reproductor MP3 a su hermano moribundo.

Una vez que el matrimonio enfrenta las consecuencias de los actos de Steven, éstos deciden no hacer nada. El ir con las autoridades o denunciar lo que ocurre significaría poner en riesgo la carrera del protagonista. Y al ponerla en riesgo, se esfuman los lujos, la casa, los automóviles, el estatus social.

Estas personas prefieren ocultar sus errores y negligencias con tal de mantener su estilo de vida, sin importarles el daño que hacen a aquellos menos privilegiados. En este caso, a Martin y a su familia. El mismo Martin describe que su familia vive en un barrio no tan bonito, y en una casa no tan grande como la de Steven, mostrando esa brecha que existe entre clases sociales.

¿Tienen alguna otra interpretación o explicación sobre la película? ¡Háganlo saber en los comentarios!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s