reseñas

Reseña – Don’t Worry Darling (No Te Preocupes Cariño)

Alice (Florence Pugh) y su esposo Jack (Harry Styles) viven felices en un idílico vecindario llamado Victory, un oasis privado en medio del desierto donde el sueño americano suburbano de mitad del siglo 20 está en pleno apogeo. Cada mañana, las mujeres despiden a sus maridos al pie de sus residencias de estilo mid-century modern con una enorme sonrisa, ya que mientras estos trabajan arduamente para proveer todas sus necesidades, las únicas responsabilidades por el resto del día incluyen mantener el hogar impecablemente limpio y preparar una elaborada cena al caer la noche para recibir con los brazos abiertos a los reyes de la casa. Después de todo, es gracias a ellos que gozan el privilegio de habitar en uno de los conjuntos de viviendas más seguros del país. Un paraíso rodeado de palmeras donde el verano pareciera nunca terminar.

No obstante, la aparente tranquilidad y seguridad de la comuna, liderada por el carismático y enigmático Frank (Chris Pine), comienza a desmoronarse lentamente luego de que Alice observa la caída de una aeronave en los alrededores del complejo habitacional. Preocupada, la protagonista decide romper con las estrictas reglas impuestas por la comunidad para brindar auxilio a los pasajeros del vehículo averiado, pero, al explorar los áridos terrenos que rodean a Victory, ésta empieza a experimentar una serie de visiones y pesadillas cada vez más aterradoras. Convencida de que Frank esconde un gran secreto que amenaza a las mujeres del vecindario, Alice emprende una peligrosa búsqueda que desatará el caos y que la llevará a descubrir el lado oscuro del supuesto edén donde habita.

Con una interesante premisa, una mezcla entre The Stepford Wives, Pleasantville y The Truman Show, Don’t Worry Darling (No Te Preocupes Cariño) es un drama lleno de misterio que lamentablemente pierde el rumbo al ir revelando los enigmas que se esconden detrás de la falsa fachada de progreso y felicidad. En su segundo largometraje como directora, la también actriz Olivia Wilde (Booksmart) crea un fantástico mundo saturado en colores pastel cuya artificialidad contrasta con las espeluznantes mentiras que oculta este desértico paraíso, el cual idealiza un periodo de la Unión Americana, caracterizado por el auge industrial al término de la Segunda Guerra Mundial.

La actriz Florence Pugh, quien ya había demostrado su capacidad y talento tanto en Midsommar como en Lady Macbeth para encabezar el elenco, es quien carga con el peso completo de la película, cimentando su estatus como una de las nuevas estrellas de la industria cinematográfica. Pugh nos lleva de la felicidad al terror gracias a su intensa y extraordinaria interpretación, sobresaliendo por encima de sus co-estelares, Harry Styles y Chris Pine, quienes cumplen en sus roles pero no consiguen elevar el material al mismo nivel al que Florence lo hace a través de su actuación como Alice. KiKi Layne, Gemma Chan y Nick Kroll complementan el reparto de esta historia de misterio.

Sin ahondar en territorio de spoilers, Don’t Worry Darling tiene un importante mensaje que debería resonar con fuerza ante el creciente fervor patriótico, el cual suele recordar las décadas de los 50s y 60s como una época de gloria para los Estados Unidos, olvidando que, en dicho periodo, la desigualdad de género y las injusticias raciales eran dos de las muchas problemáticas que aquejaban al país, y que por ende, distaba mucho de ser el supuesto paraíso que, hoy en día, muchos estadounidenses luchan por re-construir. Han habido grandes triunfos en materia de equidad en los últimos 70 años que la simple idea de idealizar dicho estilo de vida es sinónimo de retroceso social, no de progreso.

Desafortunadamente, la historia tarda mucho en ir descifrando los misterios que Wilde presenta y construye al inicio de la cinta, por lo que una vez que estos comienzan a revelarse, nuestra paciencia ya ha sido colmada. En su intento por sorprender, Don’t Worry Darling termina convirtiéndose en una versión extendida y fallida de un episodio de la serie de televisión Black Mirror, donde sus incisivos y enigmáticos relatos nos muestran el lado siniestro de la humanidad. Sin embargo, aquí el punzante mensaje se diluye ante un desarrollo letárgico y una conclusión que deja más interrogantes y cabos sueltos que respuestas, echando por la borda las interesantes ideas de su premisa.

Aunque la actuación de Florence Pugh y la dirección de Olivia Wilde son grandes aciertos, Don’t Worry Darling es un filme que será recordado más por sus sonados escándalos detrás de cámaras, los cuales han acaparado la atención de los tabloides en meses recientes, que por la experiencia fílmica o por la efectividad de su mensaje ante el actual clima de división política y social que se vive en los Estados Unidos.

Don’t Worry Darling (No Te Preocupes Cariño) está exhibiéndose en cines de Estados Unidos a partir del 23 de septiembre del 2022.

Título original: Don’t Worry Darling (No Te Preocupes Cariño)

Año: 2022

País: Estados Unidos

Dirige: Olivia Wilde

Con: Florence Pugh, Harry Styles, Chris Pine, KiKi Layne, Gemma Chan, Olivia Wilde y Nick Kroll

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: