En años recientes, una nueva ola de cine colombiano ha logrado conquistar al público internacional gracias a sus propuestas y temáticas tan únicas, interesantes y arriesgadas. Filmes como El Abrazo de la Serpiente, Matar a Jesús y Pájaros de Verano no sólo han puesto en alto el nombre del país en importantes festivales de cine, sino que también han impulsado a la industria cinematográfica de la nación sudamericana. El director Alejandro Landes se une a dicho movimiento con su tercer largometraje titulado Monos, una intensa e hipnótica aventura en la cuál la belleza de sus paisajes naturales contrasta fuertemente con los horrores de un conflicto armado que ha arrebatado la inocencia y la esperanza a un grupo de adolescentes.

Lobo, Lady, Rambo, Patagrande, Sueca, Pitufo, Perro y Boom Boom – quienes se auto-nombran los Monos – viven en lo alto de una montaña, completamente aislados de la civilización. Ahí, los jóvenes han creado su propia sociedad, buscando seguir al pie de la letra las normas establecidas por La Organización, un grupo de milicia al cual pertenecen. Su único contacto con el mundo exterior es a través de El Mensajero (Wilson Salazar), un hombre encargado de supervisar regularmente que los chicos cumplan con su entrenamiento físico y que éstos realicen las tareas y actividades que les han sido asignadas.

La principal misión de los Monos consiste en cuidar de la Doctora (Julianne Nicholson), una ingeniera estadounidense que ha sido privada de su libertad por miembros de La Organización. Sin embargo, en su última visita, El Mensajero les ha encomendado una nueva tarea: vigilar y ordeñar a Shakira, una vaca lechera que ha sido otorgada en préstamo. Tras la partida de su superior, los jóvenes deciden celebrar el cumpleaños número quince de Rambo y la aprobación del noviazgo entre Lobo y Lady con una fiesta que termina saliéndose de control. En medio de la resaca, uno de los chicos dispara accidentalmente al animal que deberían proteger, metiendo en serios problemas al resto de la pandilla. Preocupados ante el castigo que recibirán una vez que se descubra su irresponsabilidad y falta de atención, los Monos van cayendo en una peligrosa red de secretos y mentiras que pondrán en riesgo la armonía y la unión del grupo.

Los paisajes naturales juegan un papel importante dentro de la historia. La cinta nos lleva desde un paraje casi divino, situado por encima de las nubes, hasta el calor infernal de la selva amazónica para reflejar el descenso de los protagonistas al caos y al anarquismo. La fotografía, a cargo de Jasper Wolf, es espectacular y cautivadora, mientras que el acompañamiento musical de la compositora Mica Levi (Under the Skin, Jackie) es uno de los trabajos más impresionantes del año. Sus piezas musicales inmediatamente alteran nuestros sentidos gracias a sus estridentes silbidos y a sus distorsiones electrónicas. Uno de los scores más memorables y arrebatadores del 2019.

Landes construye una atmósfera hermosamente perfecta y devastadora desde el primer minuto, y consigue mantener ese ritmo tan preciso y envolvente hasta el final, rematando con un potente y desgarrador golpe. A ello hay que sumarle el extraordinario trabajo del elenco juvenil – la mayoría de ellos debutantes en cine – cuyas interpretaciones tan convincentes y físicamente demandantes son pieza fundamental en el desarrollo de la historia.

Al igual que El Abrazo de la Serpiente y Pájaros de Verano, Monos es un relato que critica duramente la intromisión de fuerzas externas en los asuntos internos del país sudamericano. Un colonialismo que no solamente explota y destruye los recursos naturales, sino que también roba y acaba con el sentido de identidad y de pertenencia.  En este caso, la fuerza externa es Estados Unidos y está representada a través del personaje de la Doctora. “Usted tiene la culpa que nosotros estemos aquí” le dice la Sueca a la mujer estadounidense, mientras ésta trata desesperadamente de escapar. Una trágica realidad donde los jóvenes no tienen otra opción más que renunciar a sus sueños y poner su vida en riesgo para defender lo que les pertenece. La visión que presenta el realizador es poco esperanzadora, pero se convierte en un fuerte llamado a intentar romper con los círculos viciosos que mantienen al pueblo hundido en la opresión y la violencia.

Seleccionada para representar a Colombia en la próxima entrega de los premios Oscar, Monos es una alucinante y desgarradora odisea con un mensaje urgente e importante. Un relato que remueve una dolorosa herida en la historia de un país cuyos conflictos guerrilleros han causado el fallecimiento de miles de víctimas inocentes. Un filme con un deslumbrante estilo visual y narrativo que coloca a Alejandro Landes como una figura a seguir dentro del panorama del cine latinoamericano.

Calificación: ****

Título original: Monos

Año: 2019

País: Colombia, Argentina, Holanda, Alemania, Suecia, Uruguay, Estados Unidos, Suiza, Dinamarca

Dirige: Alejandro Landes

Con: Sofía Buenaventura, Moisés Arias, Julianne Nicholson, Karen Quintero y Deiby Rueda

0 comments on “Reseña – Monos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: