reseñas

Reseña – The Last Duel (El Último Duelo)

¿Qué es la verdad? Un cuestionamiento filosófico que por siglos ha entretenido a las más grandes mentes de cada generación. Hoy en día, entendemos la verdad como algo que es fiel a una idea, algo que puede ser sustentado por hechos y que está aterrizado en la realidad. Hay verdades irrefutables que pueden ser comprobadas de forma matemática o científica. Pero también existen otras más que hemos aceptado como veraces sin cuestionar siquiera su origen. Relatos que han pasado de boca en boca, distorsionándose en el proceso. Hazañas que quizá hayan sido idealizadas con tal de engrandecer el honor de unos cuantos. Después de todo, la realidad suele ser subjetiva, de acorde a la perspectiva de quien la observa. «La verdad no importa. Solo existe el poder de los hombres», dice uno de los personajes, en referencia a los prejuicios y a la falta de imparcialidad que rigen la definición de lo aceptado como certero.

Es precisamente este predicamento el que Ridley Scott (Gladiator, The Martian) decide explorar a fondo en The Last Duel (El Último Duelo), un tríptico medieval cuyos temas resultan de gran relevancia en la era actual del movimiento #MeToo. Basada en «hechos reales» – nótese el uso de las comillas porque, siendo honestos, ¿quién puede comprobar que la historia no haya sido tergiversada en los últimos siete siglos – , la película nos transporta hasta la Francia del siglo 14 para presentarnos un controversial caso que conmocionó a la nación entera. Una acusación saldada en un duelo a muerte por órdenes directas del rey Carlos VI. La lucha de dos hombres por defender su honor y su legado, respectivamente, a cuestas del dolor de una víctima de abuso sexual, cuya voz fue silenciada por los mismos sistemas encargados de impartir justicia.

Marguerite de Carrouges, interpretada de forma sublime por la actriz Jodie Comer, ha acusado públicamente a Jacques Les Gris (Adam Driver), un caballero de la corte, de haberla violado tras llegar de imprevisto e ingresar a la fuerza a su vivienda. Jacques niega las imputaciones y, gracias al apoyo brindado por el conde Pierre d’Alençon (Ben Affleck), éste encuentra amparo por la vía legal. Sin embargo, el marido de la mujer, Sir Jean de Carrouges (Matt Damon), no descansará hasta que su viejo amigo – ahora convertido en su principal contrincante – pague por su terrible fechoría. No tanto para apoyar a su esposa, sino para proteger su honor y su apellido, y para buscar revancha por unas tierras que éste supuestamente le arrebató. Un mundo en el cual la mujer es considerada como una propiedad de su marido, y en el que el silencio ante los abusos se ha convertido en la opción por defecto para evitar un brutal juicio a muerte.

The Last Duel nos presenta la misma historia contada en tres versiones, cada una de ellas observada desde la perspectiva de sus personajes principales. Vemos cómo Jean de Carrouges se pinta como un hombre valeroso, ecuánime y compasivo con su esposa, mientras que éste describe a Jacques Les Gris como un cobarde sin escrúpulos ni clase. Posteriormente, en la interpretación de los hechos de este último, Jean es visto como el hazmerreír de la corte. Alguien impulsivo, agresivo y sin educación. Jacques se muestra como un hombre leal, trabajador y con un encanto físico que resulta irresistible ante cualquier mujer que cruce por su camino. Un ejercicio narrativo que, ayudado por su fantástica edición, comprueba lo subjetivo de la realidad y cuestiona el carácter auténtico de la verdad.

El guion, escrito por Damon, Affleck y Nicole Holofcener, no solo muestra los prejuicios machistas de aquella época y el gran riesgo que corrían las mujeres por el simple hecho de alzar su voz en denuncia. También realiza una necesaria reflexión sobre los tiempos actuales y de cómo, siete siglos más tarde, algunos constructos sociales aún carecen de imparcialidad, poniendo en desventaja a ciertos segmentos de la población. Podemos ver cómo tristemente, aún en pleno siglo 21, el temor de ser señaladas por la sociedad, de perder oportunidades de empleo, la indiferencia por parte de las autoridades, y el poner en riesgo su propia vida impiden que muchas historias de abuso salgan a a luz, y que miles de actos permanezcan impunes.

Con un sensacional diseño de producción, vestuario y sonido, un sólido trabajo de su cuadro principal de actores, e intensas secuencias de acción que no escatiman en sangre y violencia, The Last Duel es un filme cautivador al que podemos perdonarle sus pelucas salidas de un catálogo de los años ochenta, o bien, los acentos tan inconsistentes del elenco. Una historia cuya ingeniosa estructura narrativa nos permite explorar temas sensibles y urgentes que buscan no solo hacer justicia a la verdad, sino también llevarnos a cuestionar el auténtico significado de dicha palabra.

Título original: The Last Duel (El Último Duelo)

Año: 2021

País: Estados Unidos, Inglaterra

Dirige: Ridley Scott

Con: Matt Damon, Adam Driver, Jodie Comer, Harriet Walter y Ben Affleck

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: