reseñas

Reseña – Titane (Titanio)

En contra de cualquier expectativa y convención, Titane (Titanio), el segundo largometraje de la directora francesa Julia Ducournau (Raw), rompe con todo patrón para envolvernos desde sus primeros instantes en una cinética y enigmática historia imposible de describir por completo en palabras. Una experiencia sensorial arrebatadora y visceral que, al mismo tiempo, resulta subversiva y revolucionaria. Un relato de almas rotas y familias fragmentadas, cubierto en óxido y bañado en colores neón, que nos mantiene al borde del asiento de principio a fin, en completa intriga ante cada uno de sus imprevisibles giros narrativos, y sin la menor idea del rumbo por el que estos nos llevarán durante su alocado y brutal viaje.

Tras sufrir un aparatoso accidente automovilístico mientras su padre conducía por carretera, Alexia es sometida a una dolorosa operación quirúrgica para colocarle una placa de titanio en el temporal derecho de su cráneo. Al abandonar el hospital, la pequeña corre hacia el vehículo que la llevó al borde de la muerte. Esta lo abraza y lo besa con intensidad, olvidando por un momento todo el trauma que vivió. El coche, inerte, es incapaz de regresarle alguna muestra de cariño. Un afecto no correspondido que marca a la protagonista de una forma más profunda que la visible cicatriz en forma de caracol que lleva en su cabeza.

Años más tarde, la joven, interpretada con tremenda desenvoltura y potencia por la actriz debutante Agathe Rousselle, continúa en su implacable búsqueda por encontrar cualquier forma de aprecio para llenar ese vacío que carga en su interior. Como bailarina exótica en exposiciones automovilísticas, Alexia atrae la mirada lasciva del público masculino que asiste a dichos eventos. Sin embargo, la única conexión que ésta halla es en el frío metal de un vehículo, mientras roza su cuerpo sobre el cofre tapizado en llamas al ritmo de Doing It To Death de The Kills.

La posible presencia de un asesino en serie que ronda por la zona no detiene los planes de Alexia para huir finalmente de su casa. El destino termina llevándola hacia Vincent (Vincent Lindon), el capitán de una estación de bomberos. Un hombre perseguido por la memoria de su hijo Adrien, quien desapareció cuando éste era un infante. Ambos entablan una extraña e inusual relación que los hará enfrentar los traumas del pasado y les brindará una nueva oportunidad para remendar sus errores y comenzar desde cero.

Ganadora de la Palma de Oro, la máxima distinción otorgada por el prestigioso Festival de Cine de Cannes, Titane es una obra inclasificable que reta constantemente al espectador con sus atrevidas interpretaciones, sus alocados giros, su memorable score y soundtrack, y sus perturbadoras imágenes. Una digna heredera del body horror de Crash de David Cronenberg en la que el metal corroído y los viscosos fluidos del vehículo representan las fantasías y las pasiones más oscuras e íntimas de sus personajes. Asimismo, al desdibujar la línea que separa a la máquina del hombre, nos muestra el impacto de una sociedad en la que la masculinidad se ha convertido en sinónimo de desapego y ausencia de emociones.

Así como el titanio es uno de los metales más duros y resistentes, lo mismo podríamos decir del carácter de la protagonista, quien a pesar de los traumas que han marcado su vida, persevera en su camino por encontrar la aceptación, el afecto y la felicidad, cuestionando incluso su propia identidad. Una historia sorprendentemente conmovedora y perversamente retorcida sobre los vínculos entre padres e hijos en un mundo cruel que nos ha enseñado a rechazar lo diferente y a seguir las normas sociales, por más arcaicas que éstas sean, sin titubeo. Un relato de padres ausentes, de masculinidad tóxica y patriarcado y de individuos capaces de hacer lo que sea con tal de hallar un sentido de pertenencia.

Ducournau retoma algunas de las temáticas exploradas en su ópera prima Raw con la misma ferocidad, aunque en esta ocasión con mayor madurez y con un absoluto control sobre la narrativa y el estilo visual de la película. Con el apoyo de las magníficas actuaciones de Agathe Rousselle y del veterano Vincent Lindon, Titane consigue llegar a lugares nunca vistos en cines que causan shock y nos dejan boquiabiertos, y que, sobre todo, nos hacen reflexionar gracias a sus indelebles imágenes. Una experiencia que se disfruta más si uno se deja llevar por su estructura tan única y poco convencional, por sus oníricas atmósferas, y por una intencional ambigüedad que se presta a múltiples interpretaciones.

Título original: Titane (Titanio)

Año: 2021

País: Francia, Bélgica

Dirige: Julia Ducournau

Con: Agathe Rousselle, Vincent Lindon y Garance Marillier

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: