cine mexicano reseñas

Reseña – Una Mujer Sin Filtro

El cine mexicano continúa con su fascinación y enamoramiento por el trabajo del chileno Nicolás López. En el 2016 nos llegó el remake del hit taquillero Que Pena tu Vida, cuya adaptación pasó con más pena que gloria por estas latitudes del continente. Luego le siguió Hazlo como Hombre, una historia original dirigida por el mismísimo López. Este año llega a la pantalla grande Una Mujer Sin Filtro, la versión mexicanizada de otro de sus grandes éxitos (Sin Filtro), una comedia que gira alrededor de una tímida mujer que de pronto se encuentra incapaz de controlar sus emociones y comentarios.

Todo el mundo pareciera aprovecharse de la nobleza de Paz López (Fernanda Castillo), quien haciéndole honor a su nombre de pila busca siempre mantener la armonía con sus seres queridos y amigos. En el hogar, la mujer debe soportar la holgazanería de su marido, un artista mediocre, y su hijo adolescente quien solamente le habla a base de insultos. En el trabajo, las cosas son igual o peor. Su jefe acaba de contratar a una jovencita youtuber sin la menor idea de mercadotecnia, pero con una base de followers que les ayudará en la conquista del mercado de los millenials. Para rematarla, su mejor amiga sigue obsesionada con su ex y no para de hablar sobre él, y su hermana mayor ha desarrollado una enfermiza relación con su gato.

Cansada de que los demás no escuchen su voz, y preocupada por un constante dolor en su pecho, Paz decide ir a buscar la solución en las manos de un brujo que trabaja en uno de esos mercados de la Ciudad de México. Luego de dicho encuentro, la mujer encontrará fuerza interior para expresar sus sentimientos de una manera como nunca antes lo había hecho. La verdad incomodará a quienes la rodean, pero ayudarán a Paz a encontrar el respeto que se merece, y a darse cuenta de quiénes son sus verdaderos amigos.

De los tres trabajos de Nicolás López que han llegado a tierras mexicanas, no cabe duda que Una Mujer Sin Filtro es el más divertido y mejor logrado de ellos. Gran parte de eso se lo debemos a Fernanda Castillo, quien finalmente debuta en cine en un rol protagónico, y lo hace de una manera estupenda. La presencia de Castillo es refrescante, ya que estamos cansados de siempre ver las mismas caras desfilar por las producciones nacionales. Fernanda logra sacarle provecho a un personaje que va de la timidez a la ira, permitiéndole demostrar su versatilidad y sus dotes cómicos. El resto del reparto no tiene la misma oportunidad de brillar, ya que el guión se enfoca exclusivamente en el desarrollo del personaje principal, pero todos hacen un buen trabajo. Ignacia Allamand y Ariel Levy, quienes participaron en la versión original tienen la oportunidad de interpretar nuevos personajes en esta adaptación, como si se tratara de un pequeño tributo u homenaje al filme chileno.

Luis Eduardo Reyes, quien también estuvo a cargo de dirigir el remake mexicano de Que Pena tu Vida, es quien está al frente de este nuevo proyecto. Al término de Una Mujer Sin Filtro fuimos a Netflix a echarle un rápido vistazo a la cinta original, y una cosa que nos llamó la atención fue la manera en que Reyes decidió copiar casi cuadro por cuadro a Sin Filtro. Fuera de la obvia tropicalización de la historia, los detalles y cambios fueron mínimos, como por ejemplo, los nombres de los personajes (de hecho Paz es el nombre de la actriz que llevó el protagónico en la versión de López). Incluso los movimientos de cámara y los vestuarios son casi idénticos, por lo que sorprende la falta de autonomía e identidad de su realizador.

Una Mujer Sin Filtro es una historia que desde el principio nos va preparando a lo que está por venir, y aunque cuando llega el momento resulta un tanto predecible, la historia y su mensaje nos convencieron. No por tratar de ser una persona buena significa que uno debe dejarse pisotear y aplastar por los demás. Está dentro de uno encontrar el balance que permita la co-existencia de la armonía y el respeto, hablando siempre con la verdad, y acabando con la desigualdad de género que aún impera en países latinoamericanos. Una divertida comedia que nos enseña a conocernos y querernos a uno mismo, y a hacer valer nuestra propia voz.

Calificación: ** 1/2

Título original: Una Mujer Sin Filtro

Año: 2018

País: México, Chile

Dirige: Luis Eduardo Reyes

Con: Fernanda Castillo, Alejandro Calva, Flavio Media e Ignacia Allamand

0 comments on “Reseña – Una Mujer Sin Filtro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: