cine latinoamericano reseñas

Reseña – El Club (The Club)

Pablo Larraín regresa con El Club (The Club), una cinta que bien podría fungir como acompañante a la obra de Tom McCarthy y recién ganadora del Oscar a Mejor Película Spotlight (En Primera Plana). Mientras que Spotlight se enfoca en el trabajo periodístico de un grupo de reporteros que descubre una red de abusos sexuales encubiertos por la Iglesia Católica y el gobierno de la ciudad de Boston, en El Club, Larraín nos presenta el otro lado de la moneda llevándonos a una casa de retiro situada en una remota localidad en Chile en la cual conviven un grupo de sacerdotes que han sido separados de sus cargos debido a su conducta y actos inadmisibles. Asimismo, es un relato que nos permite ver el problema desde dos perspectivas distintas: el de las víctimas y el de los perpetradores, conjugando un trabajo con toques naturalistas que nos lleva a un completo estado de terror.

La tranquilidad de la casa de retiro, habitada por cuatro sacerdotes y una monja quien se encarga de supervisar las labores diarias de los inquilinos, se ve amenazada por la llegada de un sacerdote que es enviado a vivir en este ambiente de soledad y recogimiento a manera de penitencia por los actos que cometió. Dicha llegada desencadena una serie de eventos trágicos que orillan a que el Padre García, perteneciente a la supuesta nueva corriente de la institución, investigue los hechos con la finalidad de clausurar este complejo habitacional.

A pesar de ser un drama, El Club se siente más como una película de terror de principio a fin. Una pesadilla que se va desarrollando lentamente a lo largo de poco más de una hora y media de duración. El director opta por un tono naturalista para hacer la experiencia más íntima y crear una atmósfera acorde a los sentimientos de desolación y apartamiento que invaden a los personajes del filme. Asimismo, Larraín recurre a una fotografía plagada de tonos oscuros y grises, con un enfoque casi borroso que hacen que la cinta mantenga ese toque tétrico y depresivo. La película logra mantener a uno como espectador en total suspenso y siempre a la espera de lo peor. Es una historia poco predecible que no da pie a que uno adivine lo que está por venir.

Ganadora del premio del jurado en el Festival de Berlin del año pasado, El Club fue una experiencia muy distinta a lo que me esperaba, especialmente viniendo del director de la cinta No, una de mis películas favoritas del 2013. Es una cinta difícil de ver y por momentos perturbadora, que a la vez está llena de interpretaciones sobre el actuar de la iglesia ante los casos de abuso y su manera de reaccionar a las acusaciones por parte de las víctimas. A pesar del buen build-up de tensión y recreación de atmósfera, al resultado final le falta la fuerza o el punch necesario para convertirse en un cine de denuncia contundente.

El Club se encuentra en cartelera de manera limitada en los Estados Unidos. Aún no hay fecha de estreno oficial en México. 

Calificación: **

Título original: El Club (En inglés: The Club)

Año: 2015

País: Chile

Dirige: Pablo Larraín

Con: Alfredo Castro, Roberto Farías, Antonia Zegers y Marcelo Alonso

0 comments on “Reseña – El Club (The Club)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: