popular reseñas

Reseña – I Lost My Body (Perdí Mi Cuerpo)

Una mano amputada escapa de un laboratorio médico y se embarca en una peligrosa aventura por las calles de París con el objetivo de re-encontrarse con Naoufel, su dueño. A través de una serie de flashbacks, el miembro va recordando con nostalgia aquellos momentos en los que éste aún estaba unido al resto del cuerpo del joven. La sensación de la arena del mar recorriendo los dedos, el ritmo de las notas musicales al tocar el piano, el calor de los rayos del sol. Todos estos instantes, los cuales ahora parecen tan lejanos, hacen que el viaje se vuelva agotador. Sin embargo, la ilusión de crear nuevas memorias junto a Naoufel es motivo suficiente para no rendirse hasta alcanzar su destino final.

Distribuida por Netflix a través de su plataforma digital, I Lost My Body (Perdí Mi Cuerpo) es una de las experiencias fílmicas más singulares, creativas y audaces del año. Aunque comúnmente el género animado se relaciona con historias infantiles, la cinta rompe con dicho patrón para ofrecernos un relato profundo y maduro sobre el destino y la constante lucha por conseguir nuestros sueños y encontrar nuestro lugar en el mundo. Basada en la novela Happy Hand de Guillaume Laurant (co-escritor de películas como Amélie, Micmacs y A Very Long Engagement), esta extraordinaria ópera prima – a cargo de Jérémy Clapin – se distingue también por su impecable estilo de animación tradicional que logra transportarnos a un universo enigmático y cautivador.

Conforme la extremidad avanza en su recorrido y enfrenta una serie de obstáculos, desde un altercado con una paloma hasta una violenta e intensa pelea con un grupo de ratas que habitan entre las vías del tren subterráneo, también vamos conociendo un poco más sobre Naoufel, un joven repartidor de pizzas cuya vida ha sido marcada por las secuelas emocionales de una terrible tragedia familiar. Esta jugarreta del destino lo llevó a renunciar a sus sueños de infancia y a vivir atormentado por la culpa de un pasado imposible de cambiar. Naoufel navega por el mundo sin un rumbo fijo y sin metas por cumplir. Sin embargo, tras conocer a Gabrielle, una chica que trabaja en una biblioteca, su solitaria y monótona existencia volverá a tener sentido al descubrir una nueva pasión y vocación.

Cuantiosa en símbolos e interpretaciones, I Lost My Body nos envuelve en una atmósfera poética y misteriosa gracias a los beats electrónicos de su entrañable banda sonora, compuesta por el músico Dan Levy de la banda The Dø. Uno de los trabajos musicales más sobresalientes del año en curso. A lo largo del filme, observamos al protagonista intentar atrapar a una mosca entre sus manos, pero ésta siempre consigue escapar. Este insecto podría simbolizar la obsesión de querer alcanzar los sueños y metas que parecen imposibles. Desde pequeños aprendemos que nuestro destino está trazado, y que no importa qué tanto nos esforcemos por cambiarlo, éste siempre encontrará la manera de regresarnos al camino predeterminado. 

La cinta propone un cuestionamiento muy interesante: quizá el destino no existe, y son nuestros propios miedos, traumas, culpas e inseguridades las que crean esa falacia de su existencia. Vivimos atados al pasado, preocupados por equivocarnos, o con temor a perderlo todo, que nosotros mismos vamos diseñando un camino angosto y sin salida. A veces es cuestión de dar un salto al vacío, un salto de fe, para darnos cuenta que los sueños están al alcance, siempre y cuando uno luche por ellos. La vida va a estar llena de momentos tristes y dolorosos, de pérdidas físicas que dejarán un gran vacío emocional, pero hay que aprender a mirar hacia arriba y hacia el frente, y continuar con nuestro andar.

I Lost My Body también ofrece un poderoso mensaje gracias al lema “I Am Here”, el cual se aprecia en una de las escenas de la película. Es un admirable mensaje de visibilidad, no sólo para las minorías étnicas que habitan en Francia, sino también para aquellos individuos que sufren de alguna discapacidad, ya sea física o intelectual. Visualmente arrebatadora, con una propuesta original y visionaria, y una historia conmovedora e imborrable, I Lost My Body se coloca como una de las principales producciones animadas del año, y como un importante recordatorio de las infinitas posibilidades del género de la animación, el cual va más allá de únicamente ofrecer historias dirigidas al público familiar.

Calificación: ****

Título original: J’ai Perdu Mon Corps (I Lost My Body / Perdí Mi Cuerpo)

Año: 2019

País: Francia

Dirige: Jérémy Clapin

Con: Hakim Faris, Victoire Du Bois y Patrick d’Assumçao

0 comments on “Reseña – I Lost My Body (Perdí Mi Cuerpo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: