featured reseñas

Reseña – Rocketman

La vida del astro Elton John podrá ser todo menos ordinaria. Desde su solitaria infancia hasta el pináculo de su carrera, Rocketman se esmera por hacer un fiel, colorido y extravagante retrato de uno de los más grandes exponentes de la música pop rock. Dexter Fletcher, quien entrara al quite de último minuto para salvar la problemática producción de Bohemian Rhapsody, es el encargado de dirigir esta biopic de corte musical que busca llevarnos más allá de los estrafalarios atuendos de la estrella del rock para mostrarnos su lado más sensible, vulnerable y humano.

La cinta arranca con una secuencia del aclamado pianista entrando por lo que parecieran ser las puertas del paraíso. El tono celestial contrasta radicalmente con su vestuario de ángel del infierno, quizá una representación apropiada de la imagen que la mayoría del público tiene con respecto al artista. Pronto descubrimos que el lugar al que éste ingresa no es necesariamente el cielo, pero sí uno donde encuentra su salvación.

En este centro de rehabilitación, Elton se muestra vulnerable y abre su corazón para confesar su adicción al alcohol, a las drogas y al sexo. A partir de un tortuoso examen de conciencia, Rocketman nos transporta hasta la niñez del músico, una etapa en la cual su interés por el piano se convirtió en el antídoto para combatir su soledad, la indiferencia de su madre, y la falta de cariño por parte de su estricto padre. Fue gracias al incondicional apoyo de su abuela que Reginald Dwight – nombre de pila del artista – consiguió estudiar música en una de las escuelas más prestigiosas de Inglaterra para convertirse en un genio del piano desde muy corta edad.

Luego de tocar varias puertas sin mucho éxito, el destino lo llevó a conocer a Bernie Taupin, quien posteriormente se convertiría no sólo en su mejor amigo, sino también en su escritor de canciones de cabecera. Juntos trabajaron en melodías como Your Song y Tiny Dancer, las cuales ayudaron a catapultar al músico de origen inglés a la fama internacional. Después de la popularidad llegaron los excesos, como una especie de respuesta para llenar un vacío emocional a causa de los conflictos familiares que venía arrastrando desde pequeño. A ello hay que sumarle la relación tóxica con su manager y amante John Reid, responsable también de llevar a Elton a tocar fondo.

Fletcher hace un gran esfuerzo por apartarse de los clichés del biopic musical, pero desgraciadamente éste termina cayendo en varios de ellos, principalmente al retratar la caída y el eventual resurgimiento del cantante. Se agradece que en lugar de mostrarnos una serie de montajes donde Elton interpreta sus grandes éxitos frente a una audiencia, las canciones se transforman en números musicales cuyas letras encajan a la perfección dentro de la historia. Aunque algunas de estas secuencias resultan memorables, por ejemplo la rendición de Rocketman en el fondo de una piscina, al resto le hace falta más fuerza y determinación.

El actor Taron Egerton, quien alcanzó la fama gracias a su participación en la saga de acción Kingsman, hace una labor titánica al transformarse física y emocionalmente en Elton John. Una interpretación que no solamente derrocha energía y pasión de principio a fin, sino que también carga con el peso completo de la película y le permite mostrar su versatilidad para la comedia y el drama. Jamie Bell y Bryce Dallas Howard brindan dos actuaciones de soporte formidables que se complementan de maravilla con el trabajo de Egerton.

Obviamente es imposible evitar las comparaciones entre Rocketman y la ganadora de cuatro premios Oscar Bohemian Rhapsody, ambas cintas de corte biográfico sobre el meteórico ascenso y el eventual declive de artistas de origen inglés durante la década de 1970. A diferencia de la historia de Freddie Mercury y la banda Queen, Rocketman no tiene miedo en mostrar abiertamente la sexualidad de su personaje principal, y es algo que abraza y celebra a lo largo del filme.

Aunque Rocketman termina siendo más ordinaria que extra-ordinaria, la cinta nos ofrece una experiencia entretenida y sumamente conmovedora al ritmo de los grandes hits de Elton John. Los fanáticos del músico encontrarán en Rocketman un digno homenaje a la vida y a la trayectoria de su artista preferido, mientras que las nuevas generaciones podrán descubrir el poder de sus melodías, las cuales siguen siendo tan relevantes como lo fueron hace más de cuarenta años. Prepárense para abandonar la atmósfera y viajar al universo de Elton John, con todo y sus virtudes y defectos.

Calificación: ***

Título original: Rocketman

Año: 2019

Dirige: Dexter Fletcher

Con: Taron Egerton, Jamie Bell, Richard Madden, Bryce Dallas Howard y Gemma Jones

0 comments on “Reseña – Rocketman

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: