reseñas

Reseña – Escape Room (Sin Salida)

Seis extraños han recibido una misteriosa invitación en forma de cubo que los conduce a un edificio que pareciera estar abandonado. En su interior encuentran la sede de un escape room (cuarto de escape), una de esas salas de juego en las cuales un grupo de personas deben resolver una serie de acertijos con tal de salir de la pequeña habitación en la que han sido encerrados. Sin embargo, éste no es un juego común y corriente. Quien resulte ganador obtendrá no solamente una módica recompensa en efectivo, sino también el máximo reconocimiento al convertirse en la primera persona en poder escapar con vida de este peligroso laberinto.

Escape Room (Sin Salida) es la versión para adolescentes de la sanguinaria franquicia de terror Saw. Obviamente aquí la violencia y el gore están más restringidos para satisfacer los requerimientos de su clasificación PG-13. La cinta también recuerda un poco a la adaptación literaria de The Hunger Games (sin su contexto distópico) y contiene ciertos elementos de Final Destination, especialmente cuando la historia nos va revelando la conexión que existe entre cada uno de los participantes del juego.

Cada una de las habitaciones del arriscado edificio está diseñada en base al peor miedo de los jugadores, y planteada para provocar conflictos entre los mismos, poniendo en evidencia las distintas personalidades y principios morales de cada jugador. Por ejemplo, existe un cuarto de calor capaz de quemar vivos a los participantes que está inspirado en las vivencias de Amanda (Deborah Ann Woll) mientras servía para el ejército estadounidense en el Medio Oriente. Otra de las experiencias recrea un bar al revés para jugar con el miedo a las alturas de Zoey (Taylor Russell), cuya historia tiene un poco más de protagonismo que el resto de sus compañeros.

El reparto de caras poco conocidas hace un buen trabajo en conjunto, aunque algunas actuaciones se sienten en ocasiones un tanto exageradas. El único a quien reconocimos de inmediato fue a Logan Miller, uno de los actores de la comedia romántica juvenil Love, Simon. A pesar de que la película genera momentos de tensión y que algunos de sus acertijos resultan innovadores, los diálogos sufren de constantes clichés que hacen que  la historia pierda ese toque de autenticidad.

Con un par de giros inesperados y un final que deja abierta la puerta a una posible secuela, Escape Room es una recomendable opción de entretenimiento para estos grises días de enero. Su falta de originalidad y su contenido tan restrictivo se compensan por su ritmo tan ágil y por esos momentos de estrés y claustrofobia que juguetean con los miedos del espectador. Una experiencia de la cuál no querrán escapar tan fácilmente.

Calificación: ** 1/2

Título original: Escape Room (Sin Salida)

Año: 2019

País: Estados Unidos, Sudáfrica

Dirige: Adam Robitel

Con: Taylor Russell, Deborah Ann Woll, Logan Miller, Tyler Labine, Nik Dodani y Jay Ellis

0 comments on “Reseña – Escape Room (Sin Salida)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: