featured reseñas

Reseña – A White, White Day

Cada individuo procesa la pérdida de un ser querido a su propia manera. Para algunos, la expresión del dolor que cargan en su interior resulta una tarea sumamente compleja. Hay quienes se sienten atrapados en un oscuro túnel sin salida, solitarios e incapaces de asimilar una realidad donde la ausencia pesa tremendamente en cada minuto del día. En A White, White Day, segundo largometraje del director Hlynur Palmason, somos partícipes del difícil proceso de duelo de su protagonista, un hombre que detrás de su aparente semblante de serenidad esconde la agonía de su alma. Una amarga pena que ha llenado su corazón de rabia y aflicción, arrebatándole todo el sentido a su existencia.

Tras el inesperado fallecimiento de su esposa en un trágico accidente de carretera, Ingimundur (Ingvar Sigurdsson) decide tomar un breve receso de su trabajo como policía para intentar rehacer su vida. Con la ayuda de su nieta Salka, éste comienza a reconstruir una vieja casa en ruinas que había pertenecido a su padre. Dicho proyecto representa una oportunidad para olvidar el pasado, y poder escribir las primeras páginas de una nueva aventura. No obstante, al descubrir que su mujer había estado engañándolo con otro hombre previo a su muerte, el protagonista se embarca en una obsesiva y peligrosa misión en busca de venganza y redención.

Lo que inicia como un íntimo y silencioso drama, pronto se transforma en un raudo e intenso thriller. Palmason consigue que este giro narrativo fluya de forma orgánica y efectiva gracias al monumental trabajo que realiza su actor principal Ingvar Sigurdsson, quien ha participado previamente en varias producciones de Hollywood como Everest y Fantastic Beasts: The Crimes of Grindelwald. Sigurdsson ofrece una de las mejores interpretaciones del 2020, mostrándonos el punto de quiebre de un personaje que no sabe como expresar o canalizar los sentimientos de ira y dolor que ha ido guardando en su interior durante meses. La historia nos permite observar la catarsis emocional de Ingimundur, quien aprende a salir de la oscuridad en que vive gracias al cariño incondicional de su pequeña nieta, interpretada con grandeza por Ida Mekkín Hlynsdóttir.

Seleccionada para representar a Islandia en la edición 92 de los Premios Oscar, y estrenada en la Semana de la Crítica del Festival de Cannes 2019, A White, White Day es una de esas películas cuyo moroso arranque podría llegar a desesperar al espectador. Sin embargo, este thriller de cocción lenta guarda un ágil desenlace y un devastador golpe emocional para quienes decidan seguir la historia de principio a fin. Un filme donde los paisajes naturales de la isla nórdica se convierten en un portal que conecta dos universos a través de su densa capa de neblina, añadiendo un toque casi celestial y místico a un relato que habla sobre ese estrecho lazo entre la vida y la muerte.

Calificación: ***

Título original: Hvítur, Hvítur Dagur (A White, White Day)

Año: 2019

País: Islandia, Dinamarca, Suecia

Dirige: Hlynur Palmason

Con: Ingvar Sigurdsson, Ida Mekkín Hlynsdóttir y Hilmir Snær Gudnason

0 comments on “Reseña – A White, White Day

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: