featured reseñas

Reseña – Downhill (Cuesta Abajo)

Nuestros principios y valores se ponen a prueba ante una inminente situación de peligro. No importa que tan preparados estemos para enfrentar o reaccionar a dicho evento, al final la adrenalina y el temor hacen que actuemos siguiendo nuestros instintos más básicos. Mostrando, en ocasiones, un lado desagradable de nuestra imperfecta naturaleza humana. Tal es el caso de Pete (Will Ferrell), un padre de familia que ante la amenaza de una colosal avalancha, decide abandonar a su esposa y a sus dos hijos para ponerse a salvo. Por fortuna, el angustiante episodio no pasó a mayores. Sin embargo, el egoísmo y la falta de responsabilidad de Pete comienzan a fracturar la relación con su esposa Billie (Julia Louis-Dreyfus), arruinando las vacaciones familiares que habían planeado con anticipación.

Si la premisa de Downhill (Cuesta Abajo) les suena un poco familiar, es porque se trata del remake de la aclamada cinta europea Force Majeure, del director Ruben Östlund. La adaptación norteamericana corre a cargo del equipo detrás de la película indie The Way Way Back, conformado por los realizadores Nat Faxon y Jim Rash. Esta comedia, la primera en ser lanzada bajo el sello Searchlight Pictures tras la adquisición de Fox por parte de Disney, hace alusión a su título al mostrarnos la historia de una pareja, cuyo matrimonio se va cuesta abajo tras sobrevivir a una agobiante experiencia durante su estancia en los Alpes austriacos.

La avalancha es tan solo el inicio de un cúmulo de emociones que comienzan a distanciar a Billie de su marido. Para Pete, estas vacaciones suponían la oportunidad perfecta para despejar su mente tras el fallecimiento de su padre y para poder entablar un vínculo más estrecho con sus hijos. No obstante, éste se la pasa pegado a su dispositivo móvil día y noche, desconectado de lo que ocurre a su alrededor. Las cosas se complican aún más luego de que Pete invita a su amigo Zach (Zach Woods) y a su novia Rosie (Zoe Chao) a unirse a los planes vacacionales sin consultar al resto de la familia. Harta de la constante falta de atención y de la irresponsabilidad de su esposo, Billie opta por tomarse un descanso para recapacitar y discernir el rumbo de su matrimonio.

Faxon y Rash, junto con Jesse Armstrong, añaden situaciones al guion de la cinta original, estrenada en el 2014, que nos permiten observar el conflicto desde ambas perspectivas, dándole también mayor protagonismo al personaje interpretado por Julia Louis-Dreyfus. La actriz hace una labor fantástica al conseguir el balance perfecto entre drama y comedia, permitiéndonos ver una faceta distinta a la acostumbramos verla. Por su parte, Will Ferrell nos ofrece una de sus mejores actuaciones en años. Una interpretación que si bien cuenta con ciertos elementos cómicos, se aleja del estilo tan absurdo y exagerado que caracteriza al actor. Individualmente, ambos cumplen con sus roles, pero en conjunto, el resultado es un tanto irregular.

No solo hace falta algo de química entre los protagonistas, sino que también el guion falla un poco al plantear su relación sentimental desde el principio. Por ende, sus conflictos emocionales a lo largo de la historia se sienten ajenos. Resulta difícil juzgar a Downhill siendo fanáticos de Force Majeure, ya que las comparaciones serán inevitables. Por ejemplo, la secuencia de la avalancha no tiene la misma fuerza devastadora que en la obra original, provocando que las secuelas de este aterrador evento se sientan forzadas y hasta excesivas. El proceso de adaptación y de tropicalización a la audiencia norteamericana hace que se pierda gran parte de la sutileza del guion que, en mi opinión, era uno de los elementos que caracterizaban y distinguían a la cinta sueca. Aunque Downhill evade el contexto que exploraba la fragilidad masculina del personaje protagónico, ésta conserva su esencia al cuestionar la complejidad de la condición humana y los instintos que en ocasiones son difíciles de controlar.

Estrenada a nivel mundial en la edición del Festival de Sundance 2020, Downhill es una comedia blanda e irregular que a pesar de contar con actuaciones admirables y de llevarnos por nuevos territorios que la original Force Majeure no exploró, termina por sentirse incompleta e inconsecuente. Un remake que pierde la mordacidad de la obra de Ruben Östlund, especialmente al exhibir que nadie está exento de cometer errores o de actuar egoístamente en el calor de una decisión precipitada.

Calificación: **

Título original: Downhill (Cuesta Abajo)

Año: 2020

País: Estados Unidos

Dirige: Nat Faxon y Jim Rash

Con: Julia Louis-Dreyfus, Will Ferrell, Miranda Otto, Zach Woods y Zoe Chao

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: