reseñas

Reseña – Serenity (Obsesión)

Existen ciertas películas que a pesar de ser tan malas, poseen elementos que las redimen para convertirlas en clásicos de culto. Lo hemos visto con Showgirls de Paul Verhoeven, The Room de Tommy Wiseau y aquel infame thriller psicológico que sepultó la carrera de Lindsay Lohan en el 2007 titulado I Know Who Killed Me. Películas cuyo factor de entretenimiento radica en lo absurdo de sus diálogos absurdos, sus actuaciones exageradas y la falta de coherencia en su historia. Serenity (Obsesión) cuenta con los ingredientes necesarios para convertirse en un placer culposo, y unirse al listado de las producciones anteriormente mencionadas.

Desde su críptico arranque, Serenity es una experiencia inquietante y confusa. La cámara nos lleva a través del ojo de un adolescente hasta la profundidad del océano. De ahí saltamos hacia la superficie como si fuéramos un pez, para posteriormente atravesar el cielo y volar sobre una pequeña embarcación que lleva el mismo nombre de la cinta. Así como esta secuencia inicial carece de sentido, otras más abundan a lo largo de la producción, llevándonos a cuestionar las decisiones del director y escritor Steven Knight, quien hace seis años nos trajo el intenso thriller Locke protagonizado por Tom Hardy.

La película gira alrededor de Baker Dill (Matthew McConaughey), un veterano de guerra ahora convertido en pescador que habita en la paradisiaca isla de Plymouth. La principal motivación de Dill consiste en atrapar un pescado de gigantescas proporciones que merodea las aguas del océano. Esta misteriosa obsesión – imposible de sacar de su mente – lo ha llevado directo al fracaso, por lo que su amante Constance (Diane Lane) decide apoyarlo financieramente en su tenaz búsqueda.

La rutina del protagonista se ve interrumpida ante la inesperada llegada de su ex-esposa a la isla. Enfundada en un provocativo vestido cual femme fatale del cine noir, Karen (Anne Hathaway) le presenta una malévola propuesta: diez millones de dólares en efectivo a cambio de matar a su abusivo marido, interpretado por Jason Clarke. Al mismo tiempo, otras dos sub-tramas añaden un toque extra de confusión al relato: la comunicación telepática entre Dill y un adolescente que se encuentra frente a su computadora escribiendo código, y el acoso de un extraño hombre bien vestido quien sigue al protagonista por todas partes.

Lo que procede después es una serie de giros de tuerca tan descabellados e inverosímiles que ponen a M. Night Shyalaman sobre un pedestal. De pronto, la única pregunta que ronda nuestra mente es cómo fue posible que dos estrellas ganadoras del Oscar hayan acabado como protagonistas de este absurdo y confuso thriller pseudo-noir. Aún más curioso es que tanto McConaughey como Hathaway se toman la película demasiado en serio y jamás pierden la compostura ante lo exagerado y falso de sus personajes.

No contento con todo lo presentado, Knight decide rematar con un acto final que no deja nada a la imaginación de la audiencia y básicamente sobre-explica la película. Lo más interesante de todo es que a pesar de sus desaciertos, Serenity es sumamente entretenida. No se si fue porque estaba perplejo ante semejante trama de locura o simplemente era el morbo y la curiosidad hacia lo impredecible, pero una cosa les puedo asegurar: la película mantuvo mi completa atención de principio a fin. Aunque no es una comedia en sí, Serenity me hizo reír no solo en una, sino en varias ocasiones, gracias a su toque de humor involuntario.

Exagerada, ridícula, sobre-actuada, pobremente ejecutada e incomprensible, Serenity es una mala película por donde quiera que uno le busque. Una cinta que jamás pierde su seriedad, en lugar de aceptar sus fallas y tomar las cosas con un tono más ligero. Su gran cualidad redentora es que no resulta aburrida en algún momento. Siempre tiene una sorpresa esperándonos a la vuelta de la esquina, aunque éstas no tengan sentido. Es por ello que no me extrañaría que en futuro no muy lejano admiremos (y celebremos) colectivamente el desastre que es Serenity.

Calificación: *

Título original: Serenity (Obsesión)

Año: 2019

País: Estados Unidos

Dirige: Steven Knight

Con: Matthew McConaughey, Anne Hathaway, Diane Lane, Jason Clarke y Djimon Hounsou

 

0 comments on “Reseña – Serenity (Obsesión)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: