reseñas

Reseña – There Is No Evil

El simple hecho de que There Is No Evil exista es, por si solo, toda una hazaña. Filmada en secreto por el realizador iraní Mohammad Rasoulof a pesar de las restricciones impuestas por las autoridades de su país natal y bajo la constante amenaza de ser encarcelado, la película es más que un mero acto de rebeldía. Es un potente testamento sobre el inquebrantable espíritu de lucha por defender la libertad de expresión y los derechos básicos que merece cada humano. La autonomía de poder tomar decisiones sin miedo a represalias, y de condenar las despiadadas y arcaicas normas de regímenes autoritarios.

Ganadora del Oso de Oro, el máximo premio otorgado por el jurado del Festival Internacional de Cine de Berlín en el 2020, la cinta nos presenta cuatro historias distintas a manera de antología. A simple vista, pareciera no haber un hilo conductor entre cada uno de los segmentos. Sin embargo, pronto nos damos cuenta que todas las viñetas comparten la misma temática: la pena capital en Irán. Aunque no existen datos oficiales, se estima que Irán es una de las naciones con el mayor número de ejecuciones. De acuerdo con Amnistía Internacional, en el 2014 se recibieron informes creíbles de al menos 743 fallecimientos por pena de muerte. La mayoría de los delitos están ligados al tráfico de drogas, aunque también el activismo político, el adulterio y la homosexualidad son ofensas máximas que el estado castiga con la muerte.

El filme ofrece una mirada imparcial al tema principal, explorándolo desde distintos ángulos, perspectivas y brechas generacionales. Rasoulof no juzga a sus personajes, sino que deja dicha tarea a uno como espectador, envolviéndonos en los complejos dilemas morales que cada uno de ellos enfrenta, y llevándonos a cuestionar la raíz del verdadero mal al que su título en inglés hace referencia. ¿Será que nuestra propia naturaleza humana esconde un lado malvado? ¿O simplemente somos víctimas de un sistema perverso capaz de corromper nuestro prístino espíritu de bondad?

En el primer segmento de la cinta observamos a detalle la rutina diaria de Heshmat, un hombre de familia preocupado por el bienestar de su esposa e hija. Y aunque a primera vista parecieran ser el retrato vivo de la familia iraní perfecta, con un estilo de vida modesto, el director nos estremece hasta lo más profundo del alma al revelar el oscuro secreto que guarda el personaje principal. Uno que le consume lentamente y que carga cada noche en su conciencia. Los tres segmentos siguientes nos muestran los distintos aristas del servicio militar obligatorio de dos años que todo varón mayor de 18 años debe cumplir, cada uno de ellos aumentando el nivel de complejidad de su encrucijada moral.

En uno de los capítulos conocemos la historia de un joven que busca fugarse del servicio militar y escapar de Irán junto a su novia. En otro somos testigos del conflicto interno de un soldado cuyo entusiasmo por hacer oficial el compromiso nupcial con su prometida se ve opacado por un intenso sentimiento de culpa. El segmento culminante nos muestra la llegada de Darya al país para re-encontrarse con una pareja de viejos amigos de su padre, quienes han ocultado una verdad durante varias décadas. Los pocos destellos de esperanza que algunas de las viñetas nos ofrecen pronto se ven eclipsados ante los duros golpe que el realizador lanza a lo largo del metraje.

There Is No Evil es una obra cinematográfica imprescindible, provocadora y valiente que realiza una dura crítica al sistema judicial de la nación del Medio Oriente, y al impacto que éste tiene no solo en aquellos que son enviados a cumplir las leyes, sino también en el resto de sus familias y de la sociedad en conjunto. Una potente reflexión que muestra cómo los individuos no somos malvados por naturaleza, solamente mártires de regímenes perversos y deshumanizantes que han puesto a unos contra otros, en un juego de supervivencia donde solo quienes siguen las reglas – sin derecho a opinar o cuestionar el status quo – resultan victoriosos, a pesar de la sangre que estos llevan en sus manos y los actos barbáricos que cargan en sus conciencias.

Calificación: ****

Título original: Sheytan vojud nadarad (There Is No Evil)

Año: 2020

País: Alemania, Irán, República Checa

Dirige: Mohammad Rasoulof

Con: Mohammad Seddighimehr, Zhila Shahi y Mohammad Valizadegan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: