cine mexicano featured reseñas

Reseña – Mirreyes Contra Godínez

El eterno choque entre clases sociales vuelve a ser el punto de partida para el desarrollo de la comedia mexicana Mirreyes Contra Godínez, dirigida por Chava Cartas (Treintona, Soltera y Fantástica). Siguiendo casi al pie de la letra la fórmula de uno de los más grandes éxitos de taquilla del cine nacional, Nosotros los Nobles, la película traslada el conflicto entre pobres y ricos al ámbito laboral. Los marcados estereotipos son el reflejo de un México de contrastes. Sin embargo, una vez dentro de la oficina, ésta se convierte en una especie de microcosmos donde todos deberán trabajar por el mismo bien común, sin importar sus diferencias.

Para quienes vivan fuera de México, quizá los términos mirreyes y godínez resultarán poco familiares. Mirrey surgió de la frase “mi rey”, la cual era usada de manera coloquial entre jóvenes de clase alta. Algo así como la versión más refinada del típico “güey”. Posteriormente, el término fue adoptándose como un adjetivo para describir a las personas que visten ropa de marca, manejan automóviles de lujo, presumen sus fiestas exclusivas, y viajan a los lugares más exóticos del mundo. El godín es todo lo contrario al mirrey. El origen de la palabra proviene del apellido Godínez, aunque la popularización del vocablo – utilizado para describir a alguien asalariado – se desconoce. La vida de un godín consiste en convivir con sus compañeros de la oficina, trabajar arduamente de 9am a 6pm, luchar por un ascenso, y ahorrar dinero para gastarlo en bienes necesarios.

Luego del repentino fallecimiento del dueño de Zapaterías Kuri, sus hijos Santi (Pablo Lyle) y Michelle (Regina Blandón) se verán forzados a ingresar al mundo laboral por vez primera, con la finalidad de salvar el negocio familiar de la quiebra. Su falta de experiencia los pondrá en aprietos con los trabajadores de la empresa. Genaro (Daniel Tovar), recién ascendido a la posición de gerente administrativo, hará lo necesario para demostrar su conocimiento sobre las operaciones de la compañía y evitar que ésta caiga en bancarrota. Esto ocasionará que se desate una intensa guerra en los pasillos de la oficina. Cada grupo de jóvenes deberá luchar por sus ideas, defender su orgullo, y mostrar quién es el que manda.

Aunque la película recurre a clichés que hemos visto previamente en otras comedias, tanto en cine como en televisión, la primera mitad de Mirreyes Contra Godínez resulta amena y divertida. Los chistes funcionan y las actuaciones dan en el clavo. A pesar de que la historia resulta demasiado familiar, lo cierto es que al trasladarla al mundo laboral, ésta tiene la oportunidad de explorar las posibilidades de un nuevo espacio.

Desafortunadamente, la cinta opta por recorrer el camino seguro, en lugar de continuar explotando el humor de oficina. La segunda parte de Mirreyes Contra Godínez desemboca en una comedia romántica floja y forzada, en la cual las relaciones entre los personajes se mueven por mera inercia y no por alguna emoción. Al mismo tiempo, su discurso sobre la igualdad entre las clases sociales del México moderno hace su arribo, y en lugar de hacerlo de manera sutil o bien, valiéndose del humor que mostró en su primera mitad, éste raya en la seriedad y lo moralista.

El elenco hace un buen trabajo, en especial Daniel Tovar y Diana Bovio, ambos del equipo godín. Bovio, a quien vimos el año pasado en la divertida Hasta Que La Boda Nos Separe, es quien consigue arrancar carcajadas como la vendedora estrella de la compañía. Todos conocemos a ese tipo de persona, y es por ello que resulta imposible no rendirse ante su simpática actuación. Pablo Lyle y Regina Blandón también convencen como los herederos de alta alcurnia, aunque sus personajes y algunos de sus manierismos son muy parecidos a los de Javi y Bárbara Noble en Nosotros los Nobles.

Pese a la falta de originalidad en su premisa, Mirreyes Contra Godínez tenía suficiente material para brindarnos una modesta comedia. Sin embargo, en su afán por convertirse en una de esas cintas románticas que tanto encantan al público mexicano, la película echa por la borda la parte más interesante y divertida de su relato. Mirreyes Contra Godínez no es una comedia perfecta ni tampoco innovadora, pero es imposible negar la química y el trabajo de su reparto, quienes consiguen que la cinta sea una experiencia agradable y entretenida.

Calificación: **

Título original: Mirreyes Contra Godínez

Año: 2019

País: México

Dirige: Chava Cartas

Con: Pablo Lyle, Daniel Tovar, Regina Blandón, Diana Bovio, Christian Vázquez y Claudia Ramírez

 

0 comments on “Reseña – Mirreyes Contra Godínez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: