rumbo al oscar

Rumbo al Oscar: Entre la controversia y el ascenso de The Revenant

Ha pasado una semana desde el anuncio de las nominaciones a la 88 Entrega de los Premios de la Academia y las conversaciones se han enfocado mayormente en los problemas de diversidad que reflejó dicho anuncio, más que en la plática sobre las ocho cintas que están en contienda por la codiciada estatuilla dorada.

El hashtag #OscarSoWhite invadió las redes sociales a manera de reclamo por la falta de diversidad entre los nominados al Oscar de este año. Muchos enfurecieron al enterarse que Straight Outta Compton, una de las películas que perfilaba para convertirse en una de las nominadas a Mejor Película, solamente alcanzó una nominación a Mejor Guión Original. Aún más irritante fue que el único reconocimiento conseguido por Straight Outta Compton, una cinta con un elenco y director de origen afroamericano, fuera para sus cuatro guionistas de raza blanca. Lo mismo sucedió con Creed. Este spin-off de la saga de Rocky, dirigido y protagonizado por artistas afroamericanos, se colocó con una sola nominación: la de Sylvester Stallone.

Y no solamente se trata de Straight Outta Compton o Creed. También tenemos a cintas como Beasts of No Nation y Tangerine que son mucho mejor que algunas de las películas que alcanzaron el máximo reconocimiento de la Academia. Esta controversia ha provocado el disgusto de varias personalidades de la industria que han optado por boicotear la ceremonia a realizarse el próximo 28 de febrero, e incluso han pedido al conductor de la misma, Chris Rock, que decline su participación. Spike Lee, Will Smith y su esposa Jada Pinkett Smith son algunas de las celebridades que han alzado su voz y han dejado en claro que no asistirán a la entrega de premios. Sin embargo, otras figuras como Michael Caine y Charlotte Rampling han defendido las elecciones de la Academia y han proclamado que no existe racismo, como los medios de comunicación lo intentan vender.

Sin duda alguna, una situación difícil para la Academia, la cual se ha visto en la necesidad de anunciar esta semana grandes cambios en su membresía con tal de contar con mayor diversidad y representación de minorías entre sus filas. Cambios que a simple vista parecen que traerán un mejor panorama para el organismo en los próximos años.

Definitivamente existe un problema de diversidad en la Academia. Si, hace dos años la película ganadora del Oscar fue 12 Years a Slave, la cual también reconoció el trabajo de dos artistas afroamericanos: John Ridley y Lupita Nyong´o. Dos mexicanos se llevaron el premio de Mejor Director en las dos últimas entregas de los Oscares: Alfonso Cuarón (Gravity) y Alejandro González Iñárritu (Birdman). En otras ocasiones, hemos visto diversidad en cuestión de edad entre los nominados. Por ejemplo, el año en el que Quvenzané Wallis competía con Beasts of the Southern Wild junto a Emmanuelle Riva por Amour en la categoría de Mejor Actriz. Diversidad no se trata solamente de que actores o actrices afroamericanos compitan equitativamente con los de raza blanca. También se trata de que actores de origen latino, asiático, del medio oeste y de cualquier preferencia o identidad sexual tengan las mismas oportunidades. La Academia ya lo ha hecho anteriormente (Ang Lee, Dustin Lance Black y Asghar Farhadi son otros ejemplos) aunque no lo suficiente como debería hacerlo, y ahí es donde se encuentra la mayor problemática. Y no se trata de llenar cierta cuota para cumplir con el requisito de “diversidad”. No, se trata de reconocer el verdadero talento y dejar de lado favoritismos y el típico “ya le debemos un Oscar” que lamentablemente ocasionan que trabajos más pequeños y actores sin mucha trayectoria pasen desapercibidos ante una injusta competencia. Los Oscares se han convertido en un evento internacional, de gran magnitud e impacto, y por lo tal, debe abrirse y reconocer que existe cine afuera de las fronteras de los Estados Unidos, y más allá de lo convencional que marca la Academia. De lo contrario, los Oscares estarán destinados a convertirse en un evento sin relevancia alguna.

Sin embargo, el más grande problema radica en la industria cinematográfica de Hollywood y resulta un tanto desesperante ver cómo los medios de comunicación buscan crucificar a una organización que otorga premios, sin ver que todo comienza desde más atrás: desde una industria mayormente controlada por hombres de raza blanca, en donde las oportunidades para celebridades que pertenecen a minorías étnicas son limitadas. La oportunidad de llevar historias más diversas a la pantalla grande son escasas en el sistema de los grandes estudios y mega producciones. Lo mismo ocurre con los personajes. No hay tantos roles disponibles para actores y actrices afroamericanas, latinas o asiáticas. Y lo cosa no acaba ahí: Hollywood se empeña en decirnos que lo único que la gente quiere ver son historias sobre hombres y sobre gente de raza blanca. Eso es lo que vende, eso es lo que genera taquilla. Cuando en realidad tenemos claros ejemplos en años recientes (Straight Outta Compton, Furious 7 e incluso Pitch Perfect) que demuestran todo lo contrario. Obviamente, cambiar la cultura y la forma de pensar y actuar de una industria tan poderosa no será fácil, ni ocurrirá de la noche a la mañana, pero por algún lado se debe empezar y ojalá que la lucha se encamine por la causa correcta y se ataque al verdadero problema de raíz.

Ahora bien, pasando a hablar sobre las nominaciones, toda esta controversia ha logrado que una película ascienda hasta posicionarse como la favorita a llevarse el Oscar este próximo mes. Estamos hablando de The Revenant, protagonizada por Leonardo DiCaprio y Tom Hardy. Hace una semana, los front-runners eran Spotlight y The Big Short. Después de los Globos de Oro y el éxito taquillero de la cinta de González Iñárritu, The Revenant se convirtió en una severa amenaza. Una semana después de las nominaciones, con todo el buzz y taquilla que se carga y con la controversia sobre diversidad, no cabe duda que The Revenant es la película a vencer. Lo que también significa que Leonardo DiCaprio tiene casi seguro su triunfo. ¿Puede que la controversia generada esta semana sea una estrategia de marketing de los estudios Fox para beneficiar a The Revenant? ¿O será simple casualidad? No lo sabemos, pero lo que si es un hecho es que la mayor beneficiada por todo este asunto ha sido la cinta de supervivencia y venganza. Habrá que ver como continúa desenvolviéndose la carrera por el Oscar en las próximas semanas, pero hasta el momento, The Revenant parece tener todo el perfil para triunfar a lo grande a finales de febrero.

0 comments on “Rumbo al Oscar: Entre la controversia y el ascenso de The Revenant

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: