featured reseñas tiff 2018

TIFF18: Reseña – If Beale Street Could Talk

If Beale Street Could Talk es una de las más grandes historias de amor que Hollywood haya producido. Un testamento de la promesa eterna de una pareja que deberá sortear una serie de obstáculos con tal de construir juntos su historia, su futuro. Una cinta que a través de sus imágenes, de sus colores, de su música, y de sus actuaciones consigue transmitir ese amor incondicional, dispuesto a romper con las barreras de sus familias y de la sociedad en la que viven. El galardonado realizador Barry Jenkins regresa al cine dos años después de habernos entregado Moonlight (una de las mejores películas de la década), y su nuevo trabajo es igual de sorprendente y cautivador.

La cinta está basada en la novela homónima del autor James Baldwin, quien fuera el personaje principal del multi-premiado documental I Am Not Your Negro. Beale Street hace referencia a una calle en Memphis, Tennessee, ubicada en un barrio predominantemente afro-americano. Las historias y las problemáticas que se viven en dicho lugar son exactamente las mismas que aquejan a cualquier comunidad conformada por una minoría racial en los Estados Unidos. La novela de Baldwin, escrita en 1974, sigue siendo un reflejo de lo que significa nacer, crecer, y amar en un país que discrimina y odia por el simple hecho de ser distinto a los demás.

Tish y Alonzo (o ‘Fonny’ como le apodan de cariño), han sido almas gemelas desde que eran pequeños. Ambos se criaron en el vecindario de Harlem, en Nueva York. Fonny se dedica a la carpintería, mientras que Tish trabaja en una elegante tienda departamental como vendedora de fragancias. La pareja ha decidido consumar su amor, sin imaginar que el destino les ha preparado una terrible jugada. El chico es injustamente detenido por las autoridades bajo la premisa de haber agredido sexualmente a una mujer. La impotencia al ver cómo el sistema judicial del país está en su contra llevará a Tish a luchar por su amor, y a encontrar la manera de que Fonny obtenga su merecida libertad.

Narrada en orden no cronológico, If Beale Street Could Talk ofrece una poética y a la vez poderosa reflexión sobre los conflictos raciales en la sociedad norteamericana. Aunque la historia toma lugar en los años 70, en un clima posterior al movimiento por los derechos civiles, ésta aún guarda una dolorosa e incómoda similitud con la actualidad. Tal y como su título lo indica, la película nos muestra una de las tantas injusticias que ocurren diariamente, y que existen en el silencio de una comunidad que ha tenido que callar por temor a represalias. Tanto la obra de Baldwin, como el trabajo de Barry Jenkins son un llamado a romper con ese miedo, hacer estas historias públicas, y promover el cambio positivo a nuestro alrededor.

En cuestión técnica, la película es una perfección. Desde la fotografía de James Laxton (Moonlight) con su paleta de colores verde, rojo y amarillo, el diseño de producción y vestuario, y el conmovedor score de Nicholas Britell. Cada uno de sus elementos nos envuelve en una atmósfera donde es posible respirar y sentir el amor que expresan sus personajes. La cámara de Jenkins nuevamente retrata a sus personajes con total belleza y con una delicadeza, convirtiéndose en uno de sus sellos personales. El trabajo en conjunto del elenco es fenomenal. Se que siempre se habla mucho y se juzga la química de la pareja protagónica, pero aquí la dupla es dinamita pura. Sus jóvenes protagonistas Stephan James y KiKi Layne son espectaculares, y cabe resaltar que éste es el debut en cine de KiKi, quien solamente había participado en proyectos televisivos y cortometrajes. Quien termine llevándose las palmas y los reconocimientos durante la próxima temporada de premios es la actriz Regina King, una veterana que nos conmueve hasta las lágrimas por su papel como la comprensiva madre de Tish, la protagonista.

Resulta interesante cómo If Beale Street Could Talk se convierte en un relato que, de cierta manera, reconoce y homenajea a las mujeres de las comunidades afro-americanas. Por medio de los personajes de Tish y de su madre Sharon es que vemos el difícil rol que estas mujeres deben enfrentar, sobretodo cuando el sistema judicial se ha encargado de arrebatarles a sus hombres. No sólo tienen que convertirse en las jefas del hogar, sino también tienen la tarea, como madres, de educar y de proteger a sus hijos. De recordarles diariamente su valor como personas. De reconocerles su belleza única. De enseñarles que el mundo exterior es un lugar cruel e injusto. De mostrarles que luchar por la justicia y la igualdad es un derecho ciudadano.

Barry Jenkins vuelve a hacerlo. If Beale Street Could Talk no sólo es uno de los mejores filmes del 2018. Es también una de las más emotivas historias de amor jamás llevadas al cine. Es un proyecto del cuál seguramente James Baldwin se sentiría orgulloso. Un filme lleno de melancolía que demuestra que ningún obstáculo será capaz de romper esa unión basada en el amor verdadero. Una de nuestras películas favoritas del Festival de Cine en Toronto, y seguramente una de las preferidas del año.

Calificación: ****

Título original: If Beale Street Could Talk

Año: 2018

País: Estados Unidos

Dirige: Barry Jenkins

Con: KiKi Layne, Stephan James, Regina King, Colman Domingo, Diego Luna y Brian Tyree Henry

0 comments on “TIFF18: Reseña – If Beale Street Could Talk

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: