Recap: ¿Qué pasó en los Oscares 2017?

En un dramático, sorpresivo e histórico giro al final de la ceremonia de premiación, Moonlight (Luz de Luna) se llevó el premio Oscar a Mejor Película del año por encima de La La Land, la cual había sido nombrada minutos antes como la ganadora de la noche. Moonlight terminó llevándose a casa un total de 3 premios, incluyendo Mejor Guión Adaptado y Mejor Actor de Reparto para Mahershala Ali. Mientras que el musical acabó con el mayor número de estatuillas (6) de la edición número 89 de los Premios de la Academia.

La magia de los musicales de antaño y la búsqueda de dos jóvenes por hacer sus sueños realidad en el mundo del espectáculo no lograron conquistar a los miembros de la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas (AMPAS), quienes cayeron rendidos ante el encanto del filme de corte independiente Moonlight (Luz de Luna), el segundo largometraje de su director Barry Jenkins, al que nombraron mejor película del 2016. Moonlight es un tríptico inspirado en el estilo del cine asiático que narra la historia de auto-descubrimiento de un joven afro-americano que vive en la ciudad de Miami, a través de tres etapas de su vida. La película siempre mantuvo el perfil de underdog a lo largo de la carrera rumbo al Oscar, ya que durante los últimos meses, La La Land se consolidó como la front-runner y favorita para arrasar con los premios de la Academia.

Empecemos por el hecho de que La La Land obtuvo un número record de nominaciones, 14 en total, las cuales le dieron el boost necesario con los votantes. Después vino su triunfo en los PGA (Producers Guild Awards), los DGA (Directors Guild Awards) y los BAFTA (la academia británica), cimentando su estatus como el filme a vencer. Sin embargo, su omisión en los SAG, premios otorgados por el gremio de actores y actrices de Hollywood, siempre fue un gran factor en su contra que finalmente se vio reflejado en los resultados del día de ayer. Ninguna película desde 1995 había ganado el Oscar sin siquiera haber estado nominada a Mejor Reparto en los SAG awards. Moonlight no ganó en los SAG (Hidden Figures lo hizo), pero al menos estaba entre las cinco nominadas.

Al final, Moonlight se llevó tres premios a casa, incluyendo Mejor Actor de Reparto para Mahershala Ali, convirtiéndolo en el primer actor musulmán en ganar dicho premio, y Mejor Guión Adaptado para Barry Jenkins (también director del filme) y Tarell Alvin McCraney. Por su parte, La La Land acumuló 6 estatuillas entre las que destacan Mejor Director para Damien Chazelle, Mejor Actriz para Emma Stone, Mejor Fotografía, Mejor Diseño de Producción, Mejor Canción Original y Mejor Score. Momentos antes del arranque de la ceremonia esperábamos que el musical terminaría con un total de entre 9 a 10 premios, sin embargo la Academia decidió repartir la riqueza entre los otros nominados.

De entre los otros nominados a Mejor Película, Manchester by the Sea se llevó dos premios: Mejor Actor (Casey Affleck) y Mejor Guión Original. Un gran logro para Amazon Studios, la primer compañía de streaming en hacer historia al ganar un Oscar en las categorías principales. Hacksaw Ridge, la cinta bélica dirigida por Mel Gibson, ganó dos premios: Mejor Edición y Mejor Mezcla de Sonido. Arrival y Fences se llevaron un premio cada una: la primera por Mejor Edición de Sonido, mientras que el filme de Denzel Washington le valió una estatuilla (finalmente) a su actriz co-protagónica Viola Davis, reconocida como Mejor Actriz de Reparto. Tres películas nominadas a Mejor Película se fueron a casa con las manos vacías: el western contemporáneo Hell or High Water, el drama Lion, y el éxito taquillero Hidden Figures.

Jimmy Kimmel fue el encargado de conducir, por primera vez, esta ceremonia que tuvo una duración de más de 3 horas y media. Un show que tuvo sus altos y bajos, y que, como es costumbre, desmenuzaremos a continuación:

Lo bueno:

  • El triunfo de Moonlight a Mejor Película. A pesar de la manera en como se dieron las cosas, hay algo que queda claro y nos deja con gran satisfacción: la histórica victoria de un filme protagonizado por un reparto de actores y actrices de raza negra
  • La conducción de Jimmy Kimmel. Kimmel hizo un gran trabajo, sus intervenciones eran constantes y dinámicas, se mantuvo presente como host a lo largo de la noche, e incluso logró salvar el momento en el desastre final de la ceremonia
  • Una ceremonia con un tono político muy adhoc a la situación actual. Era de esperarse que los Oscares fueran a estar cargados de mensajes en contra de las políticas de migración, y en pro de la diversidad e inclusión en Hollywood. Desde Gael García Bernal, hasta los productores del cortometraje The White Helmets, los responsables de Zootopia e incluso algunos de los ganadores en las categorías técnicas aprovecharon el momento para hacer su voz escuchar
  • Esto nos lleva al mensaje enviado por Asghar Farhadi, director de la cinta The Salesman la cual se alzó con el premio a Mejor Película de Lengua Extranjera. Farhadi decidió boicotear la ceremonia de premios como forma de protesta ante las sanciones migratorias impuestas por el presidente de los Estados Unidos hace unas semanas. En su lugar, Anousheh Ansari pronunció las palabras del director que llamaron a la unión, en lugar de fomentar el miedo y la división entre países, razas y credos religiosos
  • Y finalmente Viola Davis ganó un Oscar. La tercera fue la vencida para la actriz, quien ya había estado nominada por sus interpretaciones en Doubt y The Help. Y como era de esperarse, Davis no decepcionó con un gran discurso lleno de emotividad

Lo malo:

  • El momento histórico de Moonlight se vio opacado por el tremendo error de logística del evento. Era la oportunidad perfecta para que la Academia se reivindicara después de la controversia del año pasado. El desliz a la hora de entregar el premio le restó toda emoción al anuncio del ganador a Mejor Película y se nos hizo sumamente injusto para los productores y para todo el equipo de la cinta
  • Los dulces que caían del cielo. Kimmel preguntó en repetidas ocasiones si los asistentes tenían hambre, y por un momento creí que iba a copiar la idea de Ellen Degeneres de repartir pizza. En su lugar, el presentador dio dulces a los asistentes, los cuales caían del techo al mero estilo de The Hunger Games. Sin embargo, este gag ocurrió más de una vez y durante los cortes comerciales nos dimos cuenta que era propaganda para dichas marcas de dulces #ProductPlacement
  • Suicide Squad arrebatándole el premio a Star Trek Beyond. De hecho, no podemos concebir escuchar la oración “Academy Award Winner Suicide Squad”. Seguramente los altos ejecutivos de Marvel Studios no han de estar muy contentos que digamos con dicho reconocimiento
  • Los “homenajes” a filmes y estrellas de antaño. No teníamos la menor idea de que esperar cuando vimos a Charlize Theron sentada en una sala de cine vacía, hablando sobre The Apartment y la actuación de Shirley MacLaine que recuerda con añoro. Hasta que vimos a las dos aparecer en el escenario entendimos de que se trataba el segmento, pero fue una manera muy rara de hacerlo y simplemente no funcionó
  • Ryan Gosling y Emma Stone no interpretaron las canciones de La La Land. En su lugar, John Legend hizo un mash-up de las dos melodías (City of Stars y Audition) y las interpretó a piano. No tenemos nada en contra del músico, pero nos hemos encariñado tanto con las versiones de Stone y Gosling que el número musical resultó demasiado sobrio y falto de emoción

Lo inesperado:

  • Fue una ceremonia sin muchas sorpresas, por lo que el momento más WTF de la noche fue para el zafarrancho que se armó al final de la ceremonia. Definitivamente algo que nadie veía venir. De la noche a la mañana, Warren Beatty se ha convertido en un nuevo meme del internet
  • El único premio que sorprendió fue el de Mejor Edición. Nadie vio venir ese premio para la cinta Hacksaw Ridge

Lo chistoso:

  • El monólogo inicial de Jimmy Kimmel fue acertado y divertido. Especialmente cuando aprovechó la oportunidad para agradecer la presencia de la actriz más sobrevalorada de Hollywood, Meryl Streep. La Streep, como toda una diva, se levantó de su asiento provocando una de las muchas ovaciones de pie durante la ceremonia
  • Jimmy Kimmel tampoco desaprovechó la oportunidad para mandar un tweet al Presidente de los Estados Unidos, en vivo y en plena transmisión a nivel internacional. Por cierto, #MerylSaysHi
  • Ya sabíamos que Kimmel y Matt Damon se tienen mala leche, y no dudábamos que el presentador fuera a aprovechar la oportunidad para burlarse del actor hasta el cansancio. Lo mejor fue sin duda cuando Kimmel hace un “homenaje” a Damon por su papel en la película We Bought a Zoo
  • En su programa de televisión, el presentador acostumbra a invitar a famosos para leer los “mean tweets”, osea, los posts de trolls en Twitter que aprovechan para hablar pestes de los actores y actrices. Aquí tuvimos la edición Oscar, y vaya que fue uno de los momentos más graciosos de la noche

Lo emotivo:

  • Los grandes momentos emotivos de la ceremonia brillaron por su ausencia en esta ocasión. Sin embargo, hubo dos momentos a lo largo de la noche que si medio nos pusieron los ojos un poco brillosos: el montaje del In Memoriam que nos hizo recordar a las estrellas que perdimos el año pasado, y la re-aparición de Michael J. Fox para presentar uno de los premios junto a Seth Rogen

Lo incómodo:

  • El bochornoso error histórico aka “el envelopegate”. Pues resulta que uno de los empleados de PricewaterhouseCooper, encargado de entregar los sobres a los presentadores, estaba “distraído” en Twitter subiendo una foto de Emma Stone luego de ganar el Oscar. La compañía encargada del conteo de los votos asumió la responsabilidad de lo ocurrido, y su participación en futuras ediciones de dichos premios aún está por definirse. Cada vez queda más claro que esto no se trató de un montaje, ni nada por el estilo, así que olvídense de sus teorías de conspiración. Lo que si es un hecho es que ni Warren Beatty, ni Faye Dunaway, supieron reaccionar correctamente ante la situación, y los productores también tardaron demasiado tiempo en detener el premio. Hubiera sido menos doloroso para el equipo de La La Land si el error se hubiera corregido inmediatamente, y no después de que dos de los tres productores habían dicho su discurso
  • Los fanáticos del tour de Hollywood que llegaron al Dolby Theater de sorpresa. Supongo que el objetivo de este segmento era el de “acercar a la gente normal con las celebridades de Hollywood” pero todo salió mal. Los supuestos no-actores más que quedar impresionados ante las luminarias se la pasaron con sus teléfonos tomando fotografías. Incluso Jimmy Kimmel hizo que Jennifer Aniston le diera sus lentes de sol a una de las fanáticas, volviendo todo el asunto aún más incómodo
  • La re-creación de la escena de El Rey León entre Kimmel y Sunny Pawar, la estrella infantil de Lion, fue un tanto ridícula y completamente innecesaria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s