La directora salvadoreña Tatiana Huezo nos presenta a través de su tercer largometraje documental un desgarrador retrato sobre el abuso, la violencia y la impunidad que impera en México. En Tempestad, la directora entrelaza las historias de dos mujeres cuyas vidas son el triste reflejo de una realidad que se vive a lo largo del territorio mexicano. La poesía de las imágenes que documentan el viaje de una de las protagonistas desde el estado de Tamaulipas hasta Quintana Roo contrarrestan la crudeza de las historias que van desarrollándose, logrando que el resultado sea aún más impactante tanto a nivel visual, como a nivel emocional.

La primer historia es la de Miriam, una mujer que trabajaba en el aeropuerto de Cancún y quien fue acusada de pertenecer a una célula criminal dedicada al tráfico de humanos. Sin derecho a defenderse ante las falsas acusaciones en su contra, Miriam es enviada a una prisión en Matamoros, Tamaulipas, la cuál es controlada por uno de los carteles de droga ante el total consentimiento de las autoridades. Ahí, la mujer es víctima de extorsión, tortura y demás castigos que la hacen perder cualquier esperanza de vida. La segunda historia es la de Adela, quien desde pequeña ha crecido en el mundo de los circos y ahora trabaja como payaso junto a sus familiares. Adela aún no se repone ante la desaparición de su hija, quien sospecha fue secuestrada por uno de los hijos de un alto mando judicial para introducirla al mundo de la prostitución y trata de blancas.

Ambas mujeres narran sus historias, las cuales se van entrecruzando a lo largo del filme, pero sus rostros jamás aparecen en pantalla. En su lugar, la directora acompaña las historias con imágenes del viaje desde Tamaulipas hasta Quintana Roo, presentándonos paisajes, escenas cotidianas de los trabajadores de un hotel y de los trabajadores de un mercado en Veracruz. Los rostros de hombres y mujeres, niños, jóvenes, adultos y ancianos sirven para reflejar dos historias que van más allá de sus protagonistas. Son historias que aquejan a todo el país. Son realidades desgarradoras y sumamente tristes que mantienen a la sociedad viviendo en esa tempestad del título del filme. Aunque el dicho popular nos ha enseñado que después de la tormenta llega la calma, aquí parece no haber indicios de ello. La tempestad continúa y no parece sosegar.

El nivel de producción de Tempestad es extraordinario, pero aún más extraordinario es su mensaje y la fuerza que éste carga. Tempestad no solamente da voz a dos víctimas de las injusticias de nuestro corrupto sistema político. El documental funciona como voz colectiva, representando a todos aquellos que en los últimos años han sufrido las consecuencias de la descontrolada ola de violencia que ha azotado a toda la República Mexicana, y que ha traído consigo la pérdida de seres queridos y la desintegración de familias enteras. El final de la película hizo que se rompiera mi corazón en mil pedazos, al ver la valentía y la fortaleza de ambas mujeres, quienes a pesar de las adversidades que han superado, luchan día a día por salir adelante, alzar sus voces y no quedarse calladas ante la opresión. Tempestad es lo mejor que nos ha traído el cine mexicano en este 2016. Imperdible.

Calificación: ****

Tempestad formará parte de la 61 Muestra Internacional de Cine de la Cineteca Nacional.

Título original: Tempestad

Año: 2016

País: México

Dirige: Tatiana Huerzo

 

0 comments on “Reseña – Tempestad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: