featured reseñas

Reseña – Palm Springs

Cuando se trata de historias sobre personajes que quedan atrapados en un bucle de tiempo, Groundhog Day suele ser el primer referente que inmediatamente viene a nuestra mente. Aquella comedia de los años noventa, ahora consagrada como un clásico, protagonizada por Bill Murray en la que éste estaba destinado a repetir el mismo día, una y otra vez, por el resto de su vida. Desde entonces, la premisa del loop infinito se ha convertido en su propio subgénero cinematográfico dentro de Hollywood, y lo hemos disfrutado a montón en cintas como Happy Death Day, Source Code y Edge of Tomorrow, e incluso en series de televisión como Russian Doll de Netflix.

Palm Springs es la más reciente entrada a este listado de películas donde sus protagonistas resultan presos de una interminable jornada. Una comedia romántica que juega con las reglas establecidas por la naturaleza fantástica de su universo de una forma ingeniosa, alocada, y al mismo tiempo, conmovedora. Estrenada en el marco del Festival de Sundance 2020, un par de meses antes de que la pandemia obligara a cerrar complejos de cine y a posponer eventos masivos, la ópera prima del director Max Barbakow se convirtió en la mayor adquisición en la historia del festival fundado por Robert Redford en 1978. NEON y Hulu, quienes compraron los derechos de distribución en conjunto, optaron por mantener la fecha de estreno planeada para el verano, y lanzar la cinta a través de la plataforma de streaming, aprovechando la alta demanda del público por nuevo contenido desde casa.

Llevándonos hasta los desérticos paisajes de la ciudad californiana que da nombre a la película, Palm Springs arranca como una típica comedia de bodas. Nyles (Andy Samberg), el novio de una de las damas de honor, comienza a flirtear con Sarah (Cristin Milioti), la hermana incómoda de la recién casada, luego de que éste la salva de dar un brindis embarazoso. Tras varias copas de alcohol, la pareja encuentra refugio en un lugar aislado para compartir un momento de intimidad. No obstante, la cita amorosa se convierte en una verdadera pesadilla luego de que un misterioso hombre ataca violentamente al protagonista. Profundamente herido, éste ingresa a una mística caverna, mientras suplica vehementemente a la chica a no seguir sus pasos.

Al día siguiente, ambos despiertan en sus respectivas camas, como si lo ocurrido anteriormente hubiese sido parte de un simple mal sueño. Sin embargo, cuando todo a su alrededor comienza a tener una extraña sensación de déjà vu, los protagonistas se dan cuenta que están atrapados en un bucle temporal que los obliga a revivir el día del casamiento de forma infinita. Para Nyles, cuya vida no tenía un rumbo bien definido, esta nueva normalidad le brinda justo lo que deseaba: vivir constantemente en el presente sin ninguna preocupación. Lo contrario ocurre para Sarah, quien, atormentada por sus decisiones pasadas, busca desesperadamente la manera de romper con el “hechizo” para construir un futuro esperanzador.

Pese a contar con algunas de las tropas comunes de los rom-coms, Palm Springs resulta refrescante, alivianada y sumamente divertida. La química entre Andy Samberg y Cristin Milioti es formidable, y se acentúa aún más gracias a la simpatía que cada uno inyecta a su personaje. El ex-alumno de Saturday Night Live comanda la cinta con una interpretación que consigue el perfecto balance entre humor y sentimentalismo. Por su parte, Milioti, a quien no habíamos tenido la oportunidad de conocer previamente, es simplemente extraordinaria y logra una sincronía cómica perfecta con su co-protagonista. El ganador del premio Oscar J.K. Simmons y la siempre encantadora June Squibb complementan la lista de los invitados al gran bodorrio.

Palm Springs saca provecho de su peculiar premisa no solo para crear grandes y memorables situaciones hilarantes, sino también para explorar temas más profundos y existenciales, como el noviazgo, los conflictos de pareja y la importancia de mirar hacia el futuro para trazar nuevas metas. Mientras ésta nos enseña a vivir el presente, y cada día, al máximo, también nos brinda una importante lección: no temerle al mañana. A veces quisiéramos quedarnos en donde estamos, ya sea por comodidad o por miedo a lo incierto. Sin embargo, la única forma de crecer, ya sea a nivel individual o como parte de una relación, es construyendo y recorriendo el camino juntos, paso a paso, enfrentando los obstáculos que están por venir.

Desafiando los convencionalismos de las historias que cuentan con un loop infinito de tiempo, Palm Springs es una digna sucesora de Groundhog Day y una fresca y original propuesta dentro del ya gastado género de la comedia romántica. Una cinta que seguramente revisitaremos con frecuencia ya que, al igual que sus protagonistas, ésta nos deja bajo el encanto de querer verla una y otra vez.

Calificación: *** 1/2

Título original: Palm Springs

Año: 2020

País: Estados Unidos, Hong Kong

Dirige: Max Barbakow

Con: Andy Samberg, Cristin Milioti, J.K. Simmons, Peter Gallagher y June Squibb

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: